Londres. Las acciones europeas cayeron este martes, con los valores de bancos franceses entre los más castigados, luego de que Moody's advirtió que podría pasar a negativa la perspectiva de la calificación de deuda de Francia, en una nueva señal de contagio de la crisis de deuda de la zona euro.

Las acciones mineras también bajaron, a causa de la ralentización del crecimiento de China en el tercer trimestre.

El anuncio de Moody's de que podría poner a Francia en un panorama negativo fue el último indicio de que la crisis de deuda de la región estaba debilitando las hojas de balance de las mayores economías de la zona euro, lo que provocó masivas ventas de títulos de bancos franceses, que están expuestos a la deuda soberana de la zona euro.

Además, el desánimo aumentó por los temores acerca del crecimiento global después de que datos más débiles a lo esperado del producto interno bruto de China ofrecieran la evidencia más reciente de una desaceleración. El sector minero, sobre el que influyen fuertemente los ciclos económicos, estuvo entre los más golpeados, con una baja de un 2,1%.

El anuncio de Moody's, durante la noche, pesó sobre las acciones de los bancos Societe Generale, BNP Paribas y Credit Agricole, que cayeron entre un 3,3% y un 5%.

"Es difícil saber cómo será el futuro de los bancos", dijo Louise Cooper, analista de mercados de BGC Partners.

"La posición de liquidez de los bancos no es magnífica. Tienen enormes carteras de crédito y necesitan enormes montos para financiarse cada día", añadió.

El índice de acciones europeas líderes FTSEurofirst 300 cerró con una baja de un 0,4% a 962,13 puntos y ha perdido un 13,2% desde finales de julio, por el aumento del temor a una desaceleración económica mundial y un contagio en la crisis de deuda de la zona euro.

El anuncio de Moody's le recalcó además a los inversores que los esfuerzos para lograr una solución a la crisis de deuda soberana de la zona euro va a tener un costo.

"La resolución de los inversores está siendo puesta a prueba considerablemente. La situación en Europa está todavía proyectándose de manera muy amplia y los datos chinos agregan efectivamente otro elemento a la caja de preocupaciones que tienen que digerir los inversionistas", dijo Keith Bowman, analista de acciones de Hargreaves Lansdown.

"El tipo de contexto que tenemos en este momento está creando las condiciones ideales para que la gente recoja ganancias", añadió.