Londres. Las acciones globales volvían al rojo este miércoles, mientras los futuros de Wall Street apuntaban a una nueva jornada de pérdidas, ya que el temor a las consecuencias del coronavirus eclipsaba las grandes medidas de apoyo aprobadas por las autoridades en todo el mundo.

Algunos activos tradicionales de refugio, como el oro, estaban también bajo fuerte presión, ya que los golpeados inversores intentaban deshacer sus dañadas posiciones.

Los precios del crudo se desplomaban por tercera sesión consecutiva, con una caída de los futuros del petróleo en Estados Unidos a un mínimo de 17 años.

Las bolsas europeas sufrían fuertes pérdidas, con caídas del 3,5% en las primeras operaciones en Londres y Fráncfort, mientras que París y Milán cedían en torno al 3%.

Los precios del crudo se desplomaban ante el empeoramiento del panorama de los combustibles por las prohibiciones de viajes y de contacto social provocados por la epidemia de coronavirus.

Los declives en Europa seguían a las pérdidas en Asia, donde el índice más amplio de MSCI de acciones de Asia-Pacífico excluyendo Japón cedió un 3,8%, hasta mínimos no vistos desde el verano boreal de 2016, liderado por un hundimiento del 6,4% en Australia.

El Nikkei japonés borró avances previos y bajó un 1,7%. El índice mundial de acciones de MSCI restaba un 1%.

Todo apunta a que las pérdidas se extenderán en el día, ya que los futuros de las acciones en Wall Street apuntaban a un desplome hasta del 4%, tocando su límite mínimo diario justo un día después de que el S&P 500 ganó un 6% y el Dow Jones mejoró un 5,2%, o 1.049 puntos.

El rendimiento de los bonos referenciales a 10 años del Tesoro estadounidense tocaba un máximo de tres semanas del 1,2080%, mientras que el de los papeles a 30 años subía hasta el 1,8380%.

En los mercados cambiarios, una divisa considerada segura como el yen avanzaba con fuerza, mientras el dólar mostraba solidez frente a otras monedas.

La divisa estadounidense perdía un 0,1% frente a su par japonés, a 107,53 yenes, mientras que el euro operaba a US$1,0971. El índice dólar, que compara al billete verde con una cesta de seis destacados rivales, operaba en 99,699 unidades, con un alza del 0,12% en el día.

Los precios del crudo se desplomaban ante el empeoramiento del panorama de los combustibles por las prohibiciones de viajes y de contacto social provocados por la epidemia de coronavirus.