Londres. Los mercados mundiales de acciones se desplomaban este viernes por el deterioro de las disrupciones en las empresas derivado de la propagación de la epidemia del coronavirus, aumentando el temor a una prolongada desaceleración económica.

Las acciones europeas abrieron con una fuerte caída, lastradas en especial por las firmas de viajes. El índice paneuropeo STOXX 600 cedía un 3,4% a las 1021 GMT.

El DAX alemán bajaba un 2,4%, el británico FTSE 100 perdía un 1,8% y el francés CAC 40 restaba un 2,4%.

El índice mundial de acciones de MSCI, que incluye títulos de 47 países, declinaba un 0,72%.

Los precios del petróleo caían con fuerza también por dudas sobre si los productores ajenos a la OPEP aceptarán nuevos recortes de producción a pesar del debilitamiento de la demanda energética a nivel mundial.

Más temprano en Asia, el índice más amplio MSCI de acciones de Asia-Pacífico excluyendo Japón perdió un 2,1%, mientras que el Nikkei nipón se hundió un 2,94% y los papeles australianos cayeron un 2,44%.

Los títulos chinos bajaron un 1,22%, mientras que los de Hong Kong cedieron un 2,12%.

El rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos caía a su récord mínimo, mientras los inversores aumentaban sus apuestas de que la Reserva Federal aprobará nuevas rebajas de tasas de interés tras el inesperado recorte del martes.

El retorno de las notas referenciales a 10 años se desplomaba el viernes hasta su cota más reducida, al 0,7650%.

El rápido declive de los rendimientos golpeaba al dólar, que tocaba mínimos de seis meses frente al yen y de casi dos años ante el franco suizo.

El euro ganaba un 0,3%, a US$1,1271, revirtiendo todas las pérdidas previas del año y elevándose desde una cotización inferior a US$1,08 de hace unas semanas hasta por encima de US$1,12 en la actualidad.

Los precios del petróleo caían con fuerza también por dudas sobre si los productores ajenos a la OPEP aceptarán nuevos recortes de producción a pesar del debilitamiento de la demanda energética a nivel mundial.