El endeudamiento del gobierno alcanzó al cierre del primer trimestre de 2014 un monto de US$122.350 millones, de los cuales 64% corresponde a colocaciones de bonos en el mercado interno y el 36% restante a deuda externa.

Esta mayor proporción de financiamiento interno se mantiene desde 2012. Anteriormente, debido a las ofertas de bonos en divisas realizadas por la República y Pdvsa , la deuda externa reflejó en 2011 una cuota de 55% del total.

Cifras del ministerio de Economía, Finanzas y Banca Pública revelan que el endeudamiento total aumentó 6,1% en el trimestre en comparación con diciembre de 2013, impulsado por las emisiones de deuda interna que crecieron 10,5% durante el período, en contraste con la disminución de la deuda externa en 0,7%.

De acuerdo con el informe trimestral, se observa que las acreencias internas calculadas en divisas se colocaron en US$77.889 millones, mientras que la deuda externa tocó los US$44.791 millones.

Esta estrategia de financiamiento del Gobierno de preferir el mercado interno para conseguir mayores recursos en bolívares se ha ejecutado a través de la colocación de títulos de Deuda Pública Nacional (DPN) ofrecidos a instituciones financieras públicas y privadas.

Los analistas explican que las autoridades monetarias y financieras se han visto obligadas a llevar a cabo esta estrategia de financiamiento, ya que el incremento del riesgo país de Venezuela ha hecho que se eleven significativamente los costos de emitir papeles en el mercado externo.

Por su parte, el monto del endeudamiento interno, que es colocado en bolívares, puede disminuir a medida que el Gobierno decida aplicar una devaluación del tipo de cambio.

Los altos precios del petróleo en torno a los 100 dólares, los ingresos extras por devaluación y la emisión de dinero por parte del Banco Central de Venezuela (BCV) para financiar a empresas estatales pareciera, según analistas, ser medidas aún insuficientes para cubrir el gasto público, por lo que el recurso de incrementar la deuda interna ha registrado un salto significativo durante los últimos tres años en los cuales el Ejecutivo solicitó aumentar el tope del endeudamiento previsto para cada período.

El gobierno ha demostrado ser un buen pagador de sus compromisos de deuda; sin embargo, el monto del endeudamiento público total, que alcanza US$122.350 millones, quintuplica las actuales reservas internacionales del BCV, que hasta el pasado jueves se encontraban en $21.266 millones.

Algunos funcionarios han señalado que el endeudamiento aún se mantiene en niveles óptimos con respecto al Producto Interno Bruto (PIB). Sin embargo, analistas han cuestionado el cálculo que por este concepto realizan las autoridades debido a que la economía se maneja a través de tres tipos de cambio oficiales y porque el Gobierno utiliza la paridad más baja, la de 6,30 bolívares por dólar.

Los analistas resaltan, igualmente, que las acreencias del país son mayores si a este endeudamiento de la República se le suman los compromisos contraídos con proveedores y contratistas por parte de Pdvsa, los pagos pendientes por nacionalizaciones y estatizaciones y los retrasos en las liquidaciones de divisas por parte de Cencoex (antes Cadivi) a empresas del sector privado.

Un poco más

Los datos oficiales señalan que hasta el 18 de junio el endeudamiento en el mercado interno ascendía a Bs. 51.400 millones, lo que representa 49% del total a colocar este año.

Analistas consideran que contrario a lo que ha sucedido en otros períodos fiscales, la emisión de papeles en el mercado interno registra un ritmo menor.

El despacho de las finanzas públicas informó del inicio del Programa de Colocaciones de títulos de la Deuda Pública Nacional para el tercer trimestre de 2014, el cual consistirá en la emisión de Letras del Tesoro.

En el comunicado no se indicó de nuevas colocaciones en bonos DPN, los cuales fueron suspendidos en el segundo trimestre.

“Estas emisiones favorecerán el crecimiento económico mediante el financiamiento de proyectos de inversión, y permitirán atender los compromisos de la República y lograr un manejo óptimo de sus pasivos. Para ello se ofrecen al sistema financiero una variedad de instrumentos de deuda de corto plazo, que en una primera etapa permitirán captar recursos por el orden de los 900 millones de bolívares semanales por concepto de Letras del Tesoro”, se indicó.

Las autoridades monetarias y financieras han realizado subastas especiales y directas para las instituciones financieras del sector público.

El pasado mes de mayo se convocó a una oferta de Bs. 9.600 millones, que fue colocada en su totalidad. El Gobierno ha utilizado mayormente los recursos que consigue por el endeudamiento interno para cancelar el servicio de la deuda (interés más capital) y para su gestión fiscal.