Nueva York. La actividad en el sector manufacturero de Estados Unidos siguió enfrentando problemas en la mitad del verano luego que el crecimiento se desacelerara en julio.

El Instituto de Gestión de Suministros (ISM) informó este lunes que su índice de la actividad manufacturera se ubicó en julio en 55,5 frente a la lectura de 56,2 en junio. Este fue el duodécimo mes consecutivo de expansión, según el ISM.

Las cifras superiores a 50 indican una expansión en la actividad, mientras que las inferiores a 50 sugieren una contracción.

El índice de julio fue superior a los 54,7 que esperaban los analistas encuestados por Dow Jones Newswires.

"[El sector de] manufacturas siguió creciendo durante julio, pero a un ritmo más lento que en junio", señaló Norbert Ore, quien dirige el sondeo del ISM.

El grupo señaló que su índice de nuevos pedidos, un indicador de la actividad futura, se ubicó en 53,5, frente a la lectura de 58,5 de junio.

El índice de producción se ubicó en 57,0 en relación a los 61,4 de junio.

El índice de inventarios se situó levemente sobre 50 a 50,2, lo que se compara con los 45,8 de junio.

El índice de empleos se ubicó en 58,6 tras la lectura de 57,8 en junio. Una lectura superior a 49,8 en el índice de empleo generalmente es consistente con un incremento en las cifras de empleo del sector manufacturero de la Oficina de Estadísticas Laborales, BLS.

Las presiones inflacionarias prácticamente no registraron variación. El índice de precios subió a 57,5 en julio frente a la lectura de 57,0 de junio, pero declinó frente al muy alto nivel de 77,5 registrado en mayo.