Brasilia. La actividad económica de Brasil se elevó un 1,15% mensual en noviembre, mejor a lo esperado, en una señal de que la desaceleración de la economía más grande de América Latina podría estar terminando y que las tasas de interés podrían bajar no tanto como se preveía.

El índice de actividad económica IBC-Br que elabora el Banco Central de Brasil, una estimación que aproxima el dato de Producto Interno Bruto (PIB), repuntó en noviembre tras tres meses consecutivos de caída.

El mercado esperaba un crecimiento económico del 0,85% en noviembre respecto a octubre, según un sondeo de Reuters entre 10 analistas, cuyas estimaciones fluctuaron entre una expansión del 0,70% y 1,40%.

Indicadores recientes arrojan que la economía brasileña está repuntando gradualmente desde el crecimiento cero del tercer trimestre, que llevó a una avalancha de medidas de estímulo del Gobierno para resucitar el crecimiento.

"Esta cifra refuerza la visión de que la pausa en la economía brasileña que vimos en el tercer trimestre fue temporal", afirmó Jankiel Santos, economista jefe de BES Investimento en Sao Paulo. "La economía tiene todos los elementos para seguir creciendo vigorosamente", agregó.

La economía perdió impulso en el segundo semestre del 2011 ante una menor demanda crediticia y una baja en el crecimiento externo. Se cree que la economía se desaceleró a una tasa de expansión del 3% en el 2011 desde el 7,5% del año anterior.

El repunte da algo de alivio al Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff y podría limitar la necesidad de profundizar las medidas de estímulo como rebajas de impuestos y subsidios en los próximos meses.

Además, el Banco Central podría reducir la intensidad de su ciclo de alivio monetario tras recortar 1,5 puntos porcentuales la tasa referencial de interés desde agosto. En todo caso, el mercado aún cree que el banco recortará la tasa Selic en 50 puntos base por cuarta vez consecutiva el miércoles.

"La conclusión obvia es que la política monetaria debiera volverse más conservadora de aquí en adelante", dijo Roberto Padovani, economista jefe de Votorantim Corretora.

Inversionistas están apostando ahora a un ciclo de alivio monetario más corto dado que los rendimientos de los contratos de futuros de tasas de interés de Brasil subían levemente el lunes tras los datos.

Pero el repunte de Brasil enfrenta importantes vientos en contra, ya que la demanda de los consumidores nacionales y mercados crediticios internacionales sigue ajustada, como resultado de la actual crisis de deuda soberana en Europa.

El aumento en el crecimiento durante noviembre podría poner fin a los temores de que la economía brasileña pueda caer en una recesión técnica tras no reportar crecimiento en el tercer trimestre del 2011.