Sao Paulo. La actividad económica en Brasil se expandió a un ritmo más acelerado de lo previsto en diciembre, con lo que cerró 2017 con su primer incremento anual en cuatro año tras su peor recesión en décadas.

El índice de actividad económica del Banco Central de Brasil (IBC-Br) creció un 1,41% en diciembre frente a noviembre. Analistas consultados por Reuters proyectaban una expansión de 1,1%.

La actividad económica creció un 1,04% en 2017 con respecto al año previo, lo que presenta un contexto más optimista para Brasil antes de la publicación el 1 de marzo de las cifras del producto interno bruto (PIB).

En 2017, el gasto del consumidor se disparó ante tasas de interés en mínimos históricos, una inflación lenta y un descenso en el desempleo. El crecimiento de la inversión ha sido más lento por el endeudamiento y la capacidad ociosa de las firmas.

Los economistas esperan que la recuperación suba un cambio en 2018, conduciendo a la tasa de crecimiento del PIB más acelerada desde 2013.

Brasil tiene elecciones en octubre. Con los índices de aprobación de Michel Temer en mínimos de apenas un dígito, no queda claro si el próximo mandatario se apegará a su programa de desregulación, privatización y reducción del déficit, que analistas dicen es crucial para mantener el impulso económico.