Sao Paulo. La actividad económica en Brasil se aceleró en enero frente a diciembre, señalando que el crecimiento en el país sigue fuerte pese a una desaceleración a fines del año pasado.

La entrada de dólares en Brasil también ha seguido aumentado y en la primera parte de marzo superó a todo el mes de febrero, dijo este miércoles el Banco Central.

El índice de actividad económica IBC-Br del Banco Central de Brasil se elevó un 0,71% en enero frente a un alza revisada del 0,1% en diciembre, sostuvo la autoridad monetaria.

La economía de Brasil creció 7,5% el año pasado, pero buena parte de ese crecimiento se debió a un salto en el primer trimestre de 2010, pues después la expansión se desaceleró.

El Gobierno espera un crecimiento de 4,5% a 5% este año, aún robusto en comparación con varios países, aunque los economistas sugieren que ese pronóstico podría ser demasiado optimista.

No obstante, con algunas de las mayores tasas de interés entre las grandes economías, Brasil sigue atrayendo a inversores extranjeros que buscan mayores retornos por dinero pedido a préstamo con tasas cercanas a cero en otros países.

El flujo cambiario de Brasil arrojó un saldo positivo de US$7.429 millones este mes hasta el 11 de marzo, superando el resultado de todo febrero, de 7.419 millones de dólares.

El Banco Central elevó su tasa de interés referencial, Selic, a un 11,75% desde 11,25% previamente este mes, en un intento por desacelerar la inflación, que ha ganado velocidad con la expansión de la economía.

En los últimos meses, el referencial Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) ha aumentado hasta llegar cerca del extremo superior de la meta del Banco Central, establecida en 4,5% anual para este año, con una tolerancia de más o menos dos puntos porcentuales.

El Banco Central compró US$4.051 millones en el mercado de cambios a la vista este mes hasta el día 11, en el marco de sus esfuerzos por contener la valorización de la moneda local, el real.

El capital de inversores extranjeros ya ha alimentado la valorización del real en los últimos dos años, lo que ha pesado sobre la industria local.