Sao Paulo. La actividad económica de Brasil ganará impulso en 2012 y 2013, dijo este viernes el presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, poco después de que cifras más fuertes de las esperadas sobre las ventas minoristas resaltaron la robusta demanda interna en el país.

La inflación en la mayor economía de América Latina probablemente se desacelerará al punto medio de 4,5 por ciento de la meta del Gobierno "en algún momento alrededor de finales de este año", agregó Tombini en un evento en Sao Paulo.

Esto permitiría que las tasas de interés bajen a cerca de mínimos históricos en los próximos meses.

Brasil casi cayó en recesión en el segundo semestre del año pasado, desempeñándose por debajo de otras economías emergentes de rápido crecimiento tras una serie de alzas en las tasas de interés para frenar la inflación, que alcanzó un máximo de siete años.

Pero este año ya aparecieron algunas señales de recuperación. Las ventas minoristas superaron los pronósticos, avanzando 2,6% en enero frente a diciembre, dijo la oficina de estadísticas IBGE el viernes.

"Las perspectivas para que la recuperación gane impulso en 2012 y se extienda al 2013 son buenas", dijo Tombini.

"Las condiciones -una baja tasa de desempleo, un sólido mercado del crédito, una desaceleración en el incremento de los precios al consumidor- son favorables para la reanudación del crecimiento este año y en el 2013", agregó.

La meta de inflación de Brasil es de 4,5%, con una tolerancia de dos puntos porcentuales hacia arriba o abajo. Los precios al consumidor avanzaron 5,61% en el período de 12 meses hasta mediados de marzo.

El gobierno de la presidenta Dilma Rousseff ha reaccionado agresivamente para estimular la economía recortando las tasas de interés.

El gobierno también aumentó la intervención en el mercado cambiario para prevenir que una sobrevaloración de su moneda, el real, siga dañando a los manufactureros locales.

El Banco Central de Brasil recortó las tasas de interés a 9,75% este mes y dijo que es muy probable que las baje nuevamente en los próximos meses hacia "levemente por sobre" el mínimo histórico de 8,75%.

Las perspectivas optimistas para la expansión económica de este año han llevado a la autoridad monetaria a revisar al alza sus estimaciones para el déficit de cuenta corriente de 2012 a US$68.000 millones desde los US$65.000 millones.

En febrero, el país registró un déficit en su cuenta corriente de US$1.766 millones, mucho menor al visto en enero.