Sao Paulo. La actividad económica en Brasil se contrajo en febrero por segundo mes consecutivo, según datos difundidos este lunes por el Banco Central que muestran que el gigante sudamericano está en problemas para recuperar el impulso pese a realizar cinco recortes a las tasas de interés desde agosto.

El índice de actividad económica IBC-Br del Banco Central de Brasil cayó 0,23% en febrero respecto a enero, en un resultado en línea con la mediana de las previsiones de analistas que estimaban una caída del 0,2%.

La autoridad monetaria también revisó a la baja los datos intermensuales de enero a una caída del 0,18% desde un reporte previo que situaba la disminución en 0,13%.

La economía de Brasil se estancó en el segundo semestre del año pasado debido a que la desaceleración mundial golpeó fuertemente a los fabricantes nacionales, que ya estaban complicados con el alza del real, los altos costos de la mano de obra y los cuellos de botella en infraestructura.

Para ayudar a estimular el crecimiento económico, el Banco Central ha recortado las tasas de interés cinco veces de manera consecutiva desde agosto. El banco espera reducir los costos de endeudamiento nuevamente esta semana al 9%, ligeramente por encima de su punto más bajo de todos los tiempos.

La producción industrial subió 1,3% en febrero respecto al mes anterior, recuperándose parcialmente de la caída del 1,5% registrada en enero, dijo a comienzos de mes la agencia nacional de estadísticas de Brasil, IBGE.

La actividad manufacturera en general, sin embargo, se mantuvo débil, con un descenso del 3,9% respecto a febrero del 2011.

Las autoridades han cifrado sus esperanzas en la fuerte demanda interna del país para estimular el crecimiento. Las ventas minoristas subieron 9,6% en febrero respecto al mismo mes de hace un año, pero cayeron 0,5% desde enero.