La actividad económica en Brasil cayó por tercer mes consecutivo en agosto, mostraron datos del banco central publicados este viernes, que se sumó a evidencias de una recesión más fuerte a la prevista en la mayor economía de América Latina.

El índice de actividad económica IBC-Br del Banco Central de Brasil, una medición de la actividad en los sectores agrícola, industrial y de servicios del país, bajó un 0,76% en agosto frente a julio.

El mercado esperaba un declive de 0,60% en el indicador, según la mediana de los pronósticos de 17 economistas consultados en un sondeo de Reuters, tras un retroceso de 0,01% en julio.

La actividad económica en agosto se desplomó un 4,47% interanual de acuerdo a datos no ajustados por estacionalidad, profundizando su caída desde un declive interanual de 4,28% en julio.

La economía de Brasil vive su peor recesión en 25 años, afectada por una alta tasa de inflación, el aumento de las tasas de interés y una serie de incrementos de impuestos y recortes de gastos por parte de la presidenta Dilma Rousseff.

Según un sondeo de Reuters publicado esta semana, los economistas prevén que la economía brasileña se contraiga un 1,0% en 2016, tras una fuerte contracción de casi un 3% pronosticada para este año.

El índice IBC-Br es un indicador anticipado del dato del producto interno bruto (PIB). El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística publicará los resultados de la actividad económica del tercer trimestre el 1 de diciembre.