Pekín. El crecimiento de la producción industrial de China se moderó en octubre, mientras que las ventas minoristas subieron y la inversión se redujo, lo que revela unas presiones a la baja persistentes sobre la economía, que podría requerir un mayor apoyo político.

La producción industrial creció en octubre a una tasa anual de un 5,6%, dijo el miércoles la Oficina Nacional de Estadísticas, incumpliendo un pronóstico de Reuters de un 5,8% y por debajo del 5,7% de septiembre.

La inversión en activos fijos subió un 10,2% en los primeros 10 meses del año, desacelerando ligeramente desde una ganancia de un 10,3% en el período enero-septiembre. Los analistas consultados por Reuters esperaban un alza del 10,2%.

El crecimiento de las ventas minoristas continuó mejorando, expandiéndose a un 11,0% en octubre frente al 10,9% de septiembre. Los analistas habían pronosticado un crecimiento de un 10,9%.

"En general, los datos no son alentadores, aunque revelan cierta estabilización. El sector manufacturero se está desacelerando significativamente por la debilidad de la demanda", dijo Zhou Hao, economista para mercados emergentes de Commerzbank en Singapur.

La inversión inmobiliaria, un motor de crecimiento importante, se expandió un 2,0% en los primeros 10 meses del año respecto al mismo período del 2014, frente a un alza anual de un 2,6% en el período de enero a septiembre, dijo la Oficina Nacional de Estadísticas. Esta fue su tasa más baja desde principios del 2009.

Las nuevas construcciones declinaron un 13,9% en el período de enero a octubre frente al mismo lapso del año previo, empeorando desde una caída anual de un 12,6% en los primeros nueve meses del 2015.