Washington. La actividad fabril en Estados Unidos subió más que lo esperado en diciembre, impulsada por una aceleración del crecimiento de nuevos pedidos, en una nueva señal de fuerte impulso económico a fines de 2017.

Los robustos cimientos de la economía también fueron remarcados por otro dato que mostró que el gasto en construcción subió en noviembre a un máximo histórico por un amplio avance tanto de los desembolsos públicos como privados.

El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM, por su sigla en inglés) dijo que su índice nacional de actividad fabril escaló a una lectura de 59,7 el mes pasado desde 58,2 en noviembre. Una lectura superior a 50 indica crecimiento en las manufacturas, que responden por alrededor de un 12% de la economía estadounidense.

El subíndice de producción del sondeo avanzó 1,9 puntos, a 65,8, y una medición de nuevos pedidos se disparó 5,4 puntos, a 69,4. Los manufactureros también reportaron un incremento en los pedidos de exportaciones. Sin embargo, una medición del empleo fabril bajó a 57,0 el mes pasado desde 59,7 en noviembre.

Las manufacturas en el país probablemente tendrán un impulso este año a partir del recorte impositivo de US$1,5 billones.

Las manufacturas en el país probablemente tendrán un impulso este año a partir del recorte impositivo de US$1,5 billones aprobado el mes pasado por el Congreso controlado por los republicanos. La reforma del código tributario, la mayor en 30 años, redujo la tasa impositiva a los ingresos de empresas a un 21% desde un 35%.

El gasto de las empresas subió en anticipación a los recortes tributarios corporativos.

El dólar se apreció frente al euro y al yen tras la divulgación de los datos del miércoles, mientras que las acciones estadounidenses tocaron máximos y los precios de los bonos del Tesoro tenían un comportamiento dispar.

En otro informe, el Departamento de Comercio dijo que el gasto en construcción subió un 0,8% a un máximo histórico de US$1,257 billones en noviembre. En la comparación interanual, escaló un 2,4%.

Los reportes de manufacturas y construcción se sumaron a datos desde el mercado laboral, a casas y gasto del consumidor que mostraban un panorama sólido para la economía estadounidense.

Las estimaciones del Producto Interno Bruto (PIB) para el cuarto trimestre convergen alrededor de un 2,8% a tasa anualizada. La economía estadounidense creció a un ritmo de 3,2% en el tercer trimestre.

En noviembre, el gasto en proyectos residenciales privados escalaron un 1,0% a su nivel más alto desde febrero de 2007 tras subir un 0,3% en octubre. El gasto en estructuras no residenciales repuntaron un 0,9% en noviembre tras caer un 0,2% el mes anterior.