Washington. La actividad manufacturera en Estados Unidos aumentó por segundo mes seguido en abril, pero a un ritmo levemente más lento debido al declive en nuevos pedidos y producción.

El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM) dijo el lunes que su índice de actividad fabril cayó a 50,8 el mes pasado desde 51,8 en marzo. Una medición sobre 50 indica expansión, mientras que una lectura menor a 50 supone contracción.

Las manufacturas, que representan cerca de un 12% de la economía estadounidense, han sido afectadas por el débil crecimiento de las exportaciones debido a la fortaleza del dólar y a una demanda global débil, y también por los agresivos recortes en el gasto del sector de la energía tras la baja del crudo.

El crecimiento económico de Estados Unidos se frenó a una tasa anualizada de 0,5% en el primer trimestre, tras el 1,4% de los tres meses previos. No obstante, los economistas esperan que el crecimiento del PIB repunte en el segundo trimestre, ante un mercado laboral bastante robusto.

Un segundo reporte del Departamento de Comercio mostró que el gasto en construcción creció en marzo hasta un máximo de 8 años y medio y que los desembolsos del mes previo se revisaron al alza, lo que apunta a fortaleza en el sector pese a la fuerte baja del gasto de las energéticas.

El gasto en construcción subió un 0,3% a su punto más elevado desde octubre de 2007, dijo el lunes el Departamento de Comercio. Economistas consultados por Reuters esperaban un incremento de 0,5% en el indicador.

Los desembolsos para construcciones se elevaron un 8,0% con respecto al año previo. Aunque el gasto de febrero fue revisado al alza, el dato de enero fue revisado a la baja para mostrar una caída de 0,3% en vez del incremento que se había informado originalmente de 2,1%.

En marzo, el gasto en construcción fue respaldado por un incremento de 1,1% en la construcción privada, que tocó su nivel más alto desde octubre de 2007. En tanto, el gasto en construcción pública disminuyó un 1,9% en marzo.