Londres. La actividad fabril mundial se contrajo por primera vez en más de dos años durante septiembre, reforzando los temores de otra recesión pese a un modesto repunte en la actividad fabril de Estados Unidos.

Diferenciándose de la tendencia, la actividad manufacturera subió en el Reino Unido y Estados Unidos, pero el desplome del producto fabril en Europa y Asia crearon dudas sobre la sustentabilidad del repunte, ya que una medición de la demanda a futuro en Estados Unidos seguía apuntando a la contracción.

Las bolsas mundiales iniciaron el último trimestre del año a la baja, con una escalada del yen y los bonos gubernamentales, debido a que los datos manufactureros y los temores sobre un posible cese de pagos de Grecia asustaron a los inversores.

"Una recesión en la economía global podría llevar a China a un aterrizaje forzoso", escribieron economistas de Barclays Capital en una nota a clientes, agregando que no se trataba de su previsión de fondo.

El índice de gerentes de compra (PMI por su sigla en inglés) global compilado por JPMorgan junto a organizaciones de investigación y abastecimiento, cayó en septiembre a 49,9 desde los 50,2 de agosto. Es la primera vez desde junio del 2009 en que el índice cae debajo de los 50 puntos que dividen el crecimiento de la contracción.

Contracción en Europa por segundo mes. En Europa y Asia, la actividad fabril se hundió en septiembre a niveles no vistos desde las profundidades de la crisis financiera ante la caída de la demanda de exportaciones.

Pese a que los líderes de Europa han logrado evitar por el momento que la crisis de deuda de la zona euro desate una catástrofe financiera, los datos apuntan a un empeoramiento de las fortunas económicas en todo el bloque.

El índice de gerentes de compra (PMI por su sigla en inglés) calculado por Markit para el sector manufacturero de la zona euro, que mide la actividad de miles de empresas en los países que comparten el euro, cayó a una lectura final de 48,5 puntos en septiembre desde sus 49,0 de agosto.

Es el segundo mes consecutivo en que el PMI fabril ha estado bajo los 50 puntos que separan el crecimiento de la contracción.

"En pocas palabras, la recesión en la actividad manufacturera de la periferia de la zona euro está pesando en el índice general de la zona euro, que en septiembre sugiere que la economía no está creciendo en el tercer trimestre", dijo Annalissa Piazza de Newedge.

La creciente evidencia de una economía de la zona euro cada vez más débil llevó a algunos economistas a pronosticar que el Banco Central Europeo recortará las tasas de interés el jueves, pese a que la mayoría cree que el banco esperará hasta el año nuevo antes de flexibilizar su política monetaria.

La actividad fabril en España, que está bajo fuertes medidas de austeridad como muchos países de la periferia de la zona euro, cayó a su ritmo más rápido en más de dos años.

Los manufactureros franceses vieron un declive en su actividad por segundo mes consecutivo. Incluso en Alemania, la mayor y más próspera economía del bloque de 17 naciones, el crecimiento manufacturero se frenó.

Pero el sector manufacturero de Gran Bretaña creció inesperadamente por primera vez en tres meses, pese a una caída en las nuevas solicitudes de exportación.

Temores en Asia. El PMI del sector de servicios de China, elaborado por HSBC, subió a 53,0 en septiembre, recuperándose de un mínimo histórico de 50,6 alcanzado en agosto, elevado por las nuevas órdenes.

Pero incluso en China, que reportó un leve crecimiento en su índice manufacturero oficial, economistas vieron evidencias de un enfriamiento. La actividad fabril de China suele subir en septiembre, ya que las empresas se preparan para las festividades de la Semana Dorada, pero el aumento de este año fue menor que el promedio.

En contraste, La producción fabril de India registró su mayor declive mensual desde fines del 2008, yendo desde un crecimiento robusto hasta acercarse a una parálisis en solo cinco meses, y una caída en el índice de nuevas solicitudes por sexto mes consecutivo sugirió más debilidad a futuro.

Las órdenes de exportación recibidas por las firmas asiáticas han caído desde mediados del verano boreal al agravarse la crisis en la zona euro y debilitarse la economía estadounidense. Hasta el momento, los datos apuntan a una desaceleración moderada en China y el resto de Asia, pero otra recesión en Estados Unidos o Europa cambiaría el escenario.

En Japón, un reporte similar del viernes mostró que el sector manufacturero se contrajo en septiembre por primera vez en cinco meses, sugiriendo que su economía estaba nuevamente deprimida tras un leve impulso dado por la reconstrucción tras el terremoto de marzo.

Repunte en EE.UU. La actividad fabril en Estados Unidos se expandió a un ritmo mayor al esperado durante septiembre de la mano de un alza de la producción y las contrataciones, lo que sugiere que el sector manufacturero podría ayudar a mantener a la economía fuera de la recesión.

El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM por sus siglas en inglés) dijo el lunes que su índice sobre la actividad fabril nacional subió a 51,6 el mes pasado desde una lectura de 50,6 en agosto. Sin embargo, las nuevas órdenes cayeron por tercer mes consecutivo.

"No es una lectura robusta, debido a las preocupaciones por las nuevas órdenes", dijo Bradley Holcomb, presidente del comité de sondeo empresarial de ISM.