Washington. La actividad fabril en la región norte de la costa este de Estados Unidos se derrumbó en agosto a un mínimo de casi dos años y medio, y las ventas de casas usadas cayeron inesperadamente en julio, tirando al tacho las esperanzas de un veloz repunte del crecimiento económico.

Otros datos divulgados el jueves también apuntaron a un panorama más sombrío de la economía, con una inflación al consumidor que se elevó a su mayor ritmo en cuatro meses en julio y a un número mayor al esperado de estadounidenses que pidió subsidio por desempleo la semana pasada.

Los mercados accionarios del mundo se desplomaron por las flojas cifras económicas, que reavivaron las preocupaciones de que la recuperación esté estancada.

Aún así, los economistas no creen que el brusco descenso en la actividad manufacturera señale que Estados Unidos vaya en picada hacia una recesión.

"Si no hay un repunte fuerte en los próximos meses, esto se tomará como una tendencia muy preocupante por las autoridades que siguen atentamente el panorama para el segundo semestre", dijo Peter Newland, economista de Barclays Capital en Nueva York.

"Dicho eso, los datos 'duros' disponibles hasta ahora para el tercer trimestre han mostrado un tono claramente más fuerte y el oportuno dato de desempleo no es señal de un debilitamiento dramático de la economía", agregó.

Hasta ahora, las cifras que van desde las ventas minoristas hasta la producción industrial sugieren que la economía recibió algo de impulso a inicios del tercer trimestre después de crecer apenas en el primer semestre.

El presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, William Dudley, dijo el jueves que el riesgo de una recaída en la recesión es "bastante bajo".

"Los riesgos han crecido un poco, pero creo que todavía esperamos que la economía se recupere. Esperamos que el (...) crecimiento sea significativamente más firme de lo que fue durante la primera parte del año", agregó a líderes empresariales de Nueva Jersey.

El índice de actividad empresarial del Banco de la Reserva Federal de Filadelfia se hundió a -30,7 en agosto, el menor nivel desde marzo del 2009 cuando la economía estaba en recesión, desde +3,2 en julio. Esta cifra fue mucho peor que la esperada de una lectura de +3,7. Toda lectura por debajo de cero indica contracción en la industria manufacturera de la región.

"Este reporte refleja claramente el hecho de que las empresas reducen sus pronósticos como resultado de la crisis del límite de deuda y la degradación resultante de la calificación de Estados Unidos", dijo Steven Ricchiuto, economista de Mizuho Securities en Nueva York.

Un segundo informe mostró que las ventas de casas usadas cayeron un 3,5% a una tasa anual de 4,67 millones de unidades, su menor nivel en ocho meses. Los economistas esperaban que se elevaran a 4,90 millones de unidades.

Otro dato del Departamento de Trabajo mostró que las solicitudes iniciales de subsidio de desempleo aumentaron en 9.000 a 408.000.

En otro reporte, se informó que el Indice de Precios al Consumidor se elevó un 0,5% en julio, la mayor alza desde marzo, después de descender un 0,2% en junio.

El precio de la gasolina, que subió un 4,7% después de caer un 6,8% en el mes previo, representó cerca de la mitad del alza del IPC del mes pasado.

Pero el IPC subyacente -excluyendo alimentos y energía- se elevó un 0,2% después de trepar un 0,3% en junio.

Temor de mercados. Morgan Stanley recortó su previsión de crecimiento global y dijo que Estados Unidos y su mayor socio comercial, la zona euro, estaban "peligrosamente cerca de una recesión".

En una nota de investigación, que asustó a los mercados, Morgan rebajó su previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) estadounidense a un 1,8% en el 2011 desde un 2,6%, y para el 2012, a un 2,1% desde un 3,0%.

Las acciones en Wall Street se hundían cerca del 4%, mientras que los bonos del Tesoro subían con fuerza y el dólar escalaba por los flujos dirigidos a activos seguros

El dato de pedidos de seguros por desempleo cubre la semana en que se realiza la encuesta oficial para la cifra de nóminas no agrícolas de agosto.

Los pedidos del seguro cayeron en 14.000 entre los periodos de la encuesta de julio y agosto, pero existen temores a que las turbulencias de los mercados financieros pudieran haber frenado la contratación este mes.

"Los pedidos iniciales fueron un poco más altos de lo esperado, indicando un tendencia en general floja de la contratación, aunque todavía mejor de lo que estuvo durante el segundo trimestre", dijo Avery Shenfeld, economista de CIBC World Markets en Toronto.

Pese al alza inflacionaria del mes pasado, que también reflejó una subida del 0,4% en los precios de los alimentos, la inflación en general se mantiene contenida.

Los costos de los vehículos nuevos permanecieron sin cambios tras haber subido con fuerza en los últimos cinco meses. Esta tendencia probablemente refleje una mejora en el suministro de partes tras los problemas causados por el terremoto de marzo en Japón.

En los 12 meses a julio, la tasa subyacente de inflación acumuló un incremento del 1,8 por ciento -el mayor desde diciembre del 2009-. Esta medición ha repuntado desde el mínimo histórico del 0,6% alcanzado en octubre pasado, pero sigue levemente por debajo del nivel de comodidad de la Fed.

A tasa anual, el índice general de precios subió un 3,6%, manteniendo el mismo ritmo de alzas por tercer mes seguido.