Ciudad de México. En marzo, la actividad fabril del país no registró crecimiento a tasa anual desestacionalizada, desacelerando respecto al mes anterior cuando creció 0,5%, golpeada por tres de sus cuatro componentes, informó el indicador de actividad industrial del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Destaca el marcado debilitamiento que registró el componente de la construcción, el cual apenas arañó un crecimiento de 0,1%, perdiendo un ritmo considerable respecto a febrero, cuando creció 3,8%; su interior de edificación creció 0,8%, cuando había mantenido crecimientos de hasta 7,4% en febrero; construcción de obras de ingeniería civil acumuló un año y 11 meses de caída, ahora con un resultado de -8,3% en marzo, sólo trabajos especializados repuntó a 7,9%.

Por su parte, el componente de minería continúa lastrando a la producción fabril en el país. En marzo, ligó cuatro años y tres meses en terreno negativo, al pronunciar su caída a 6,5%, una tendencia desde hace cuatro años y tres meses.

Respecto al componente de generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y gas por ductos al consumidor final, éste cayó 2,8%, su menor indicador desde el pasado octubre, cuando se contrajo 3,1%; en su interior, la afectación vino de que energía eléctrica se fue a terreno negativo, pues se contrajo 3,8%, luego de presentar dos meses de crecimiento.

El componente de minería continúa lastrando a la producción fabril en el país. En marzo, ligó cuatro años y tres meses en terreno negativo, al pronunciar su caída a 6,5%.

Por el contrario, las industrias manufactureras crecieron 3,4%, su mejor valor en seis meses; de sus 21 ramas, sólo tres cayeron: fabricación de productos derivados del petróleo y del carbón (colapsó 33,4%); la industria química cayó 0,4%, ligando cuatro meses, y la industria de la madera cayó 0,3%, por segundo mes.

Las ramas de la industria manufacturera que presentaron un mejor valor fueron fabricación de muebles, colchones y persianas, con 14,9%, su mejor valor desde octubre del 2015, cuando creció 15,2%; bebidas y tabaco creció 9,9%; fabricación de insumos textiles y acabado de textiles creció 7,6%, y fabricación de equipo de transporte se expandió 7,3%.

Contraria al alza de fabricación de equipo de transporte, la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz reportó en marzo que la producción cayó 10,9%, pasando de las 371.447 unidades del 2017 a las 331.109 unidades, ya que existió un efecto calendario.

“Cabe notar que el calendario de semana santa incidió en la caída, pues hubo menos días laborables en marzo del 2018 que en marzo del 2017”, indicó el análisis de Citibanamex.

La producción industrial sobre la serie original cayó 3,7%, siendo este resultado ligeramente mejor a la previsión de Citibanamex, una contracción de 4,3%.