Londres. La actividad del sector privado se frenó en China y Europa este mes, mientras que el panorama de Estados Unidos se oscureció aún más, según datos del jueves que sugirieron que la desaceleración global se está afianzando.

El sector privado de la zona euro creció solo modestamente -y sin el apoyo de Alemania y Francia se habría contraído-, mientras que el sector fabril de China apenas se expandió pese a un descenso de la inflación, según los respectivos índices de gerentes de compra (PMI por su sigla en inglés).

Los datos se dieron a conocer el día después de que la Reserva Federal estadounidense dijera que el ritmo de recuperación en la mayor economía del mundo era más lento de lo que esperaba, aunque no prometió ninguna ayuda adicional a la economía cuando termine su programa de compra de bonos este mes.

Sumándose a la sombría combinación de datos, Europa intenta garantizar un segundo rescate para Grecia, pero hay temores de que la crisis de deuda soberana se contagie a otros países en la periferia de la zona euro.

El crecimiento en el dominante sector de los servicios del bloque monetario de 17 naciones fue mucho más lento que en los últimos meses, mientras que el sector manufacturero también soltó el acelerador con la primera caída en los nuevos pedidos fabriles en casi dos años, indicaron los PMI de la firma Markit.

"La actividad económica está perdiendo impulso bastante rápidamente. El ritmo de desaceleración del crecimiento en mayo-junio está en línea con evidencia similar en otros países industrializados", dijo Marco Valli de UniCredit.

En China, que ha sido el principal motor del crecimiento mundial, datos conocidos más temprano mostraron que su sector fabril apenas se expandió en junio, ya que la actual política de endurecimiento monetario del banco central para controlar la inflación ha impedido un mayor auge.

El índice PMI provisional de China del HSBC, el primer indicador disponible de la actividad industrial del país cada mes, disminuyó a 50,1 en junio.

El compilador de datos Markit dijo que la cifra era consistente con un crecimiento económico del segundo semestre cercano al 9,1-9,3% interanual, menor al 9,7% del primer trimestre.

"A este nivel, el PMI sigue siendo consistente con un crecimiento del PIB del 8-9%. La dimensión del último declive enciende las alarmas, pero aún hay buenas razones para creer que China logrará un aterrizaje suave", dijo Mark Williams, economista para China de Capital Economics en Londres.

Los claros signos de que la economía global se está enfriando llevaron a los analistas a reducir sus pronósticos para la mayoría de las bolsas del mundo respecto a tres meses atrás, según un sondeo de Reuters publicado el jueves.

Endurecimiento impacta en Asia. Las señales de desaceleración en algunas de las economías más importantes del mundo se dan en momentos en que el estímulo monetario ha comenzado a retirarse.

El miércoles, la Fed recortó sus pronósticos de crecimiento económico para Estados Unidos, sin ofrecer indicios de más medidas de apoyo monetario y diciendo que la economía debería repuntar gradualmente hacia el 2012.

El banco central estadounidense confirmó que a fines de junio pondrá fin a su programa de compra de bonos por US$600.000 millones. Para cuando se acabe su último estímulo la próxima semana, la Fed habrá inyectado unos US$2,3 billones en liquidez a la economía.

Pero el mercado laboral aún sigue en problemas. El número de estadounidenses que pidió subsidio de desempleo por primera vez subió la semana pasada, lo que sugirió que hubo poco avance en el empleo este mes luego de que la contratación cayera en mayo, según datos del jueves.

El Banco Central Europeo fue el primero de los cuatro grandes bancos centrales en elevar sus tasas de interés en abril y se espera que suba nuevamente su tasa el próximo mes, en una batalla por controlar la inflación pese a la floja recuperación y la crisis de deuda griega.

El PMI provisional de servicios de la zona euro de Markit cayó a 54,2 puntos en junio respecto a los 56,0 de mayo, su nivel más bajo desde diciembre.

No obstante, fue el vigésimo segundo mes consecutivo en que el índice -encargado de medir las actividades de compañías que van desde bancos hasta hoteles- ha estado por sobre los 50 puntos que separan el crecimiento de la contracción.

El PMI provisorio de manufacturas cayó a 52,0 en junio desde 54,6 en el mes anterior, su nivel más bajo desde diciembre del 2009, mientras que el PMI compuesto -una medida más amplia del sector privado que combina datos de servicios y manufacturas- descendió a 53,6 desde 55,8 puntos.

El índice compuesto suele ser utilizado como una guía para el crecimiento y Markit señaló que era consistente con una expansión trimestral de la zona euro del 0,6% para el periodo abril-junio.

Economistas consultados por Reuters este mes previeron un crecimiento de apenas un 0,3% para este trimestre.

Mientras tanto, Grecia, Irlanda y Portugal enfrentan años de purgatorio económico tras ser forzados a pedir rescates de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional para evitar una cesación de pagos de sus deudas.

"El dato de julio podría ser clave para entender si esto es una estabilización del ritmo de recuperación de largo plazo que hemos visto hasta ahora o si necesitamos preocuparnos por una recaída en la recesión", dijo Silvio Peruzzo de RBS.