Pasar al contenido principal
Acuerdo de deuda y baja de nota de Standard & Poor's respaldan teoría del declive de EE.UU.
Miércoles, Agosto 10, 2011 - 18:19

El espectáculo de Washington esperando hasta último momento, la semana pasada, para elevar el techo de la deuda y de Standard & Poor's despojándolo de la calificación AAA, ha respaldado el argumento de aquellos que creen que el poder de Estados Unidos, en términos relativos, se está reduciendo.

Washington. El ajustado escape del default y la baja en la calificación crediticia se sumaron a la percepción de que Estados Unidos está en declive, algo que podría debilitar la influencia de Washington en el exterior.

El debate acerca de si el poder estadounidense está en baja está vigente desde al menos la década de 1970, cuando la Guerra de Vietnam, el caso Watergate, dos crisis petroleras y la estanflación pusieron en duda la fortaleza del país.

Si bien esos análisis son en parte subjetivos, el espectáculo de Washington esperando hasta último momento la semana pasada para elevar el techo de la deuda y de Standard & Poor's despojándolo de la calificación AAA, ha respaldado el argumento de aquellos que creen que el poder de Estados Unidos, en términos relativos, se está reduciendo.

"Esto, combinado con otras cosas, definitivamente ha conducido a una disminución (...) en la posición de Estados Unidos en el mundo y en el respeto hacia él", dijo Paul Kennedy, historiador de la Yale University cuyo análisis de 1988 "The Rise and Fall of Great Powers" sugirió una relativa erosión en el poder estadounidense.

"Hasta (...) que no pueda poner en orden el aspecto fiscal, va a ser una especie de gigante lisiado", agregó.

Sin embargo, James Dobbins, un ex diplomático estadounidense actualmente en la Rand Corporation, opinó que cualquier mancha en la reputación estadounidense seguramente será transitoria.

"Tiene algo de efecto a corto plazo", explicó. "El largo plazo dependerá más de los fundamentos, de si la economía cae en picada o no, más que del impacto más bien efervescente de una confrontación política particular", afirmó.

En base a la métrica convencional, Estados Unidos sigue siendo una potencia aplastante a pesar del ascenso de China e India.

En un libro publicado este año, Dobbins defendió la idea de que Estados Unidos llegó al punto máximo de su poder en 1945, cuando producía y consumía la mitad de la riqueza del mundo y tenía el monopolio de las armas nucleares.

Para 1970, su participación en el Producto Interno Bruto global había caído a un cuarto, donde prácticamente se ha quedado, y ya había otras cuatro potencias nucleares, dos de ellas hostiles, argumentó.

"Económicamente, Estados Unidos ha mantenido su lugar desde entonces, casi sin cambios en su proporción del PIB global", escribió Dobbins. "Militarmente, su ventaja relativa sobre el resto del mundo ha crecido, no disminuido", agregó.

Pese a descenso, bonos del Tesoro suben. Una de las ironías de la decisión de S&P el viernes fue que el renovado temor a una desaceleración global hizo que los inversores recurrieran a su tradicional refugio seguro, los bonos del Tesoro estadounidense, cuyos precios han aumentado a diario esta semana.

En su blog, Joseph Nye, profesor de la Harvard University, sostuvo que los problemas internos de Estados Unidos son solubles y que las percepciones de una caída, particularmente frente a China, son exageradas.

Nye opinó que la naturaleza simbiótica de su relación implica que Pekín no podría tomar a Washington de rehén vendiendo dólares o dejando de comprarle valores.

"Si volcara sus dólares, China pondría a Estados Unidos de rodillas, pero también se colocaría a sí misma de rodillas", escribió.

"La situación, análoga al equilibrio de terror de la Guerra Fría, en la que el precio de la agresión era la inevitable destrucción de ambas partes, tiene a ambos ansiosos por mantener la dinámica de la interdependencia", agregó.

El presidente estadounidense Barack Obama se movilizó para limitar los compromisos del país en el exterior, reduciendo el número de soldados en Irak y Afganistán y buscando limitar su rol en la campaña aérea contra el líder libio Muammar Gaddafi.

En respuesta a la caída de las bolsas en Estados Unidos el lunes luego de la degradación de S&P's, Obama declaró: "Los mercados subirán y bajarán, pero este es Estados Unidos de América. No importa lo que pueda decir una agencia, siempre estaremos y siempre seremos un país triple A".

Autores

Reuters