Un total de siete metas están obligados a cumplir gobierno, empresarios, obreros y campesinos durante 2012, tras la firma del Gran Acuerdo Nacional “Por un crecimiento económico con equidad social”.

La primera tiene que ver con lograr un crecimiento económico con equidad social, alcanzando un aumento real del Producto Interno Bruto (PIB) de 3,6%, con una variación de más o menos un 5% durante el presente año.

La segunda es el incremento de la inversión pública y privada, en rangos de 10.5 por ciento en el caso del sector privado y 9.0 por ciento en el sector público.

La tercera meta es la generación de fuentes de empleo, ante las escalofriantes cifras de hondureños desocupados en Honduras que rondan casi los dos millones de personas.

El plan es aperturar al menos 50 mil nuevas fuentes de empleo a través de la empresa privada y unas 30 mil nuevas plazas en el sector público durante el 2012.

La cuarta meta definida entre gobierno, empresarios, obreros y campesinos para enfrentar los problemas derivados de la crisis económica mundial tiene que ver con el tema de los salarios, los cuales deben estar ajustados a la realidad económica del país, tanto en el sector privado como público.

La quinta meta es el mejoramiento de la productividad y competitividad con responsabilidad social, hasta ubicar a Honduras en los rankings mundiales como “Haciendo Negocios” (Doing Bussines) y el Índice de Copetitividad Global (ICG).

La sexta meta es la protección de la población vulnerable mediante el fortalecimiento de programas como el Bono 10 Mil y, por último se ha establecido como séptima meta la apertura al diálogo y participación democrática para resolver los grandes problemas que enfrenta el país.

El pacto social fue suscrito el pasado martes en Casa Presidencial, en donde se estableció la estructuración de un Consejo Económico Social (CES) que se encargará de dar seguimiento a los compromisos pactados entre gobierno, empresarios, obreros y campesinos.

Las primeras acciones derivadas del pacto social iniciaron ayer con una reunión de trabajo entre ministros, viceministros y gerentes del gobierno, en donde se analizaron los compromisos del Poder Ejecutivo en materia presupuestaria en el marco del Gran Acuerdo Nacional.

Durante el encuentro se revisó el comportamiento de la ejecución del presupuesto de 2012 considerando el compromiso del gobierno de racionalizar en un 25% los recursos del Estado.

“Como gobierno hemos dado pasos para la reducción del gasto corriente y orientarlo a la inversión y programas de desarrollo social”, aseguró la ministra de la Presidencia, María Guillén.

En el encuentro participaron el ministro de Planificación, Julio Raudales y el titular de Finanzas, William Chong Wong, entre otros.