Lima. La Asociación de Exportadores (Adex) instó hoy al gobierno a reducir las trabas internas y acelerar la agenda pendiente en los temas tributario y laboral, que perjudican el comercio exterior y dificultan el crecimiento del país, en un contexto de mejora de la demanda de las economías desarrolladas.

El presidente (e) de Adex, Gastón Pacheco, afirmó que existe una gran preocupación por el frente interno, pues existen amenazas que ponen en riesgo la recuperación de las exportaciones y el crecimiento del país.

Indicó que el crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) podría llegar fácilmente a más de 6,5% en los próximos años si es que se hacen los ajustes microeconómicos y las reformas de segunda generación mínimos necesarios.

Sostuvo que la agenda pendiente incluye la política tributaria y laboral que requieren de una revisión profunda porque generan grandes sobrecostos que restan competitividad y desalientan las inversiones futuras.

“La compleja legislación promueve arbitrariedad y discrecionalidad en los agentes fiscalizadores, a lo que se debe sumar la nueva ley sobre Seguridad y Salud en el Trabajo y la Ley del Discapacitado, que elevan aún más los costos que deben asumir las empresas”, dijo.

Con estas medidas, el Estado encarece significativamente la formalidad en el país, afectando a sectores como el metal-mecánico, las confecciones y las agroexportaciones que son generadores de empleos formales masivos. Asimismo, se convierte en el principal agente promotor de la informalidad.

Pacheco señaló que la recuperación del mercado externo genera expectativas positivas en los exportadores, especialmente porque en este proceso, el dólar se fortalece.

Sin embargo, consideró que el panorama internacional todavía tiene sombras como, por ejemplo, el enfriamiento de la economía China que puede acentuar la caída del precio de nuestros minerales o la elevación de las tasas de interés, que pueden profundizar la recesión en los mercados más desarrollados.

Mencionó que el último reporte del Fondo Monetario Internacional (FMI) señala que la recuperación de la demanda de las economías desarrolladas desde el segundo semestre del 2013 favoreció la recuperación de las exportaciones de las economías emergentes, con excepción de aquellas que requieren hacer ajustes internos y profundizar reformas, indicó.

Añadió que, precisamente, esa necesidad de ajustes y reformas son la fuente de preocupación del sector exportador que todavía no ve que sus ventas al exterior se incrementen sostenidamente, pero si tienen una mayor presión de costos y una mayor competencia internacional.

“No es posible controlar los factores externos que impactan en las exportaciones y en el desarrollo del país, pero la mejora de las condiciones internas, si está en manos de nuestras autoridades. Es por eso que necesitamos enfocarnos en los temas importantes y agilizar el trabajo para obtener resultados a la brevedad”, comentó.

De otro lado, Pacheco indicó que el funcionamiento de diversas instituciones del Estado, ya sea de administración de justicia, seguridad interna, o de regulación de la actividad empresarial, no está a la altura de las expectativas de la población ni de lo que demanda un mundo globalizado y competitivo.

“Las empresas exportadoras sufren diversas dificultades porque las instituciones públicas no tienen la capacidad de acompañarlas en sus planes de crecimiento”, concluyó.