Ciudad de México. Los industriales mexicanos advirtieron que el crecimiento del 3,3% del PIB en el segundo trimestre del año, que fue menor a lo esperado, encendió los focos rojos y dio comienzo a una desaceleración económica, por lo que urgieron al gobierno mexicano a acordar un “programa de reactivación”.

“Las cifras que dan cuenta del comportamiento de la economía y la industria mexicanas ofrecen los primeros indicios de una desaceleración que se intensificará en lo que resta del año”, señaló en un comunicado la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) de México.

Añadió que este freno en el crecimiento se debe al “impacto de la onda expansiva proveniente de los mercados bursátiles”.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó este viernes que el producto interior bruto (PIB) mexicano creció 3,3% en el segundo trimestre de 2011 con respecto al mismo período del año anterior, con avance del 3,4% en la industria, del 3,6% en los servicios y una caída del 3,7% en la agricultura y ganadería.

El resultado fue inferior a lo calculado por el mercado que esperaba una subida del 3,6%.

“Tanto el PIB como la producción industrial perdieron altura en el segundo trimestre del año, tras registrar su más bajo crecimiento desde el inicio de la reactivación económica” , indicó el organismo industrial.

La Concamin señaló que la situación económica mundial se ha complicado de forma extraordinaria pese a las medidas adoptadas por Estados Unidos y la Unión Europea para frenar la volatilidad financiera.

De acuerdo con su diagnóstico, los mercados atraviesan por una crisis de confianza, “palidece la economía internacional y pierde dinamismo el comercio internacional”, lo que afecta el ambiente y genera incertidumbre entre consumidores y empresarios.

La Concamin pronostica que la recuperación será más prolongada y difícil y “no estará exenta de dificultades” y añade que la economía mexicana cerrará el año con un crecimiento menor al previsto debido al debilitamiento del mercado y la industria estadounidenses, por lo que “esperan tiempos difíciles”.

Para afrontar las dificultades, la Concamin recomienda actuar de manera concertada “para defender el patrimonio productivo y el empleo” y, con ello, evitar que al país lo arrastre la inercia de los acontecimientos.

Indicó que se debe fortalecer el blindaje de la economía, promover el despegue del mercado interno y reforzar el crecimiento de la planta productiva, “para aminorar la onda expansiva y evitar daños mayores e innecesarios a la economía nacional”.

“Reiteramos nuestra disposición al diálogo constructivo que nos permita trazar un Programa Para la Defensa y Reactivación de la Planta Productiva”, insistió el organismo.