Ciudad de México. Los créditos del mercado mexicano, tanto hipotecarios como empresariales, se verían afectados por el aumento de las tasas de interés a nivel global, sobre todo las de Estados Unidos y Eurozona, coincidieron analistas.

Dentro del mercado secundario el Bono del Tesoro estadounidense a 10 años alcanza una tasa de interés de 2,8770%, con respecto a las primeras cotizaciones de este año (2,465%), resulta un avance de 41 puntos base.

Por su parte, el bono del gobierno alemán al mismo lapso, que es el más representativo de zona euro, llega a una tasa de interés de 0,734%, contra el observado en los primeros días de enero de 0,462%, implica un incremento de 0,272 puntos porcentuales.

En México, la tasa de interés de los Bonos M a plazo de 10 años empieza a descontar el alza en la tasa de interés en Estados Unidos y la zona euro.

Además, el Banco de México (Banxico) realizaría más incrementos en los próximos meses, actualmente su tasa de referencia se encuentra en 7,50%.

En lo que va de este año, el Bono M a 10 años registra un aumento de 12 puntos base en el mercado secundario, para alcanzar un nivel de 7,698%, aunque la semana pasado llegó a cotizar en 7,82%.

En lo que va de este año, el Bono M a 10 años registra un aumento de 12 puntos base en el mercado secundario, para alcanzar un nivel de 7,698%, aunque la semana pasado llegó a cotizar en 7,82%.

Reacción natural. El analista económico sénior de CIBanco, James Salazar, dijo que el aumento de la tasa de interés del bono a 10 años en el mercado secundario es una reacción natural de los incrementos que ha hecho Banxico, además, de la perspectiva de más alzas en la tasa de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos.

El especialista adelantó que el Bono M de largo plazo podría superar 8% en los próximos meses, bajo la expectativa de que la Fed realice tres aumentos en su tasa referencia en este año.

En un análisis realizado por el área de mercado de dinero de Multivalores, se informó que el Banxico podría llevar su tasa de referencia a finales de año hasta una tasa de 8,25%, explicado básicamente por la percepción de una inflación alta.

En el documento destacó que otro factor serían los riesgos de que la economía estadounidense se sobrecaliente, por lo que ha fortalecido la idea de que la Fed incremente su tasa en cuatro ocasiones o más.