Beijing. Las reservas de divisas extranjeras de China disminuyeron levemente en julio, dado que la presión a la baja se alivió gracias a un yuan más fuerte, de acuerdo con datos oficiales publicados hoy.

En perspectiva, los datos de las reservas de divisas de China podrían mejorar, porque el yuan, también conocido como renminbi (RMB), se mantendrá estable en términos generales y las salidas de divisas se desacelerarán, dijo un equipo de investigación tras la publicación de los datos.

Las reservas de divisas se situaban en 3,201 billones de dólares al cierre de julio, frente a los 3,205 billones de junio, informó hoy el Banco Popular de China (BPCh), el banco central del país.

Estos datos corresponden básicamente a las expectativas del mercado.

Las reservas se han mantenido estables debido a que la fortaleza del yuan permitió que el BPCh no tuviera que acudir al uso de divisas para apoyar la moneda, y la salida de capital también disminuyó, de acuerdo con los analistas.

El yuan se fortaleció frente a una cesta de monedas el mes pasado.

El índice compuesto de la tasa de cambio del yuan, que mide la fortaleza de la divisa china en relación con una cesta de monedas que incluye al dólar estadounidense, al euro y al yen japonés, se situó en 95,34 a finales de julio, frente a 95,02 hace un mes, de acuerdo con el proveedor de servicios financieros el Sistema de Comercio de Divisas de China.

China comenzó a experimentar una tendencia a la baja en sus reservas de divisas en noviembre de 2015 debido a las preocupaciones por el debilitamiento del yuan y los flujos de capital hacia el exterior. Se redujeron incluso hasta los 3,19 billones de dólares en mayo, el nivel mínimo en casi cinco años.

Pero las reservas volvieron a aumentar a medida que se reducía el temor en el mercado en medio de las señales de estabilización del crecimiento económico. En junio, se registró un incremento inesperado de 13.430 millones de dólares.

El banco de inversión China International Capital Corporation (CICC) también atribuyó la estabilización de las reservas de divisas a un debilitamiento del dólar estadounidense, lo que impulsó la apreciación de las reservas en monedas distintas al dólar estadounidense.

La salida de divisas de China pudo haber continuado en julio pero a un ritmo más lento, lo que contribuyó a disminuir la contracción de las reservas de divisas, dijo CICC, que es el principal banco de inversión de China, en un informe reciente.

La inclusión del RMB en la cesta de los Derechos Especiales de Giro (DEG), que entrará en vigor en octubre, no provocará una drástica depreciación de la moneda.

El banco de inversión considera una equivocación creer que China devaluará al RMB después de que entre en efecto la inclusión en los DEG.

China, que es el tercer mayor accionista del Fondo Monetario Internacional (FMI) y un nuevo emisor de monedas de DEG, necesita reforzar su credibilidad sobre una determinación de la política firme y transparente. Esto es benéfico para los propios intereses de China, de acuerdo con el informe.

La inestabilidad del tipo de cambio, un motivo de incertidumbre política, desalentaría la inversión y consumo, lo que arrastraría a China a una "trampa de incertidumbre", dijo CICC.

"En este contexto, esperamos que el RMB se mantenga estable en términos generales y que las salidas de divisas disminuyan en el segundo semestre de 2016, y es posible que los drásticos descensos de divisas posiblemente no se repitan pronto", agregó.

Incluso después del descenso de dos años, las reservas de China siguen siendo las mayores del mundo.

El país sigue contando con abundantes reservas de divisas que pueden ayudar a evitar riesgos provenientes de los flujos de capital transfronterizos, afirmó Wang Chunying, portavoz de la Administración Estatal de Divisas, a finales de julio.