París. El mecanismo de rescate del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF, por su sigla en inglés) está listo para ayudar a Portugal si es necesario, dijo el presidente de la facilidad, Klaus Regling, en una entrevista publicada el sábado por el sitio web de La Tribune.

Portugal, cuyo primer ministro renunció tras no conseguir que un nuevo paquete de austeridad fuera aprobado por el Parlamento, es considerado como el próximo país que podría necesitar ayuda financiera externa después de Grecia e Irlanda.

"Portugal está viviendo una disputa política interna. Veremos si piden ayuda o no. Si la piden, estamos listos", dijo Regling a La Tribune.

En tanto, Irlanda dijo el jueves que necesitaba 24.000 millones de euros (US$34.003 millones) adicionales para recapitalizar su sistema bancario y poner punto final a un legado de gasto imprudente que la ha forzado a un rescate de la UE y el FMI.

Respecto a Irlanda, Regling dijo que los 35.000 millones de euros (US$49.589 millones) asignados como parte del programa negociado en 2010 para ayudar al sector bancario del país deberían ser suficientes.

"El dinero está ahí, mientras nos mantengamos dentro de estos límites, el programa es sostenible", dijo Regling.

Regling indicó que se oponía a que prestamistas privados formen parte de la reestructuración de la deuda de Irlanda.

"Estamos pasando un período particularmente difícil, en especial para tres países Grecia, Irlanda y Portugal. Pero si uno toma la zona euro en su conjunto, hemos pasado cierta marca (...) El euro como tal ya no es puesto en duda", sostuvo