Roma. Investigadores y economistas de grupos de expertos de todo el mundo esperan que la cumbre del G20 en septiembre tenga una agenda "ambiciosa" sobre los desafíos clave que enfrenta la economía mundial, indicó un economista italiano.

Cientos de expertos chinos y de otros países asistieron a la Cumbre Think 20 (T20) que se realizó el 29 y 30 de julio en Beijing, una reunión de preparación para la cumbre del G20.

Los expertos entregaron un documento de propuestas llamado "Recomendaciones de Políticas para el G20" para la cumbre del G20 que se realizará en septiembre en Hangzhou, China.

"En primer lugar, enfatizamos la necesidad de continuar con el diálogo constructivo para entender cómo enfrentar mejor la actual incertidumbre política y económica mundial", dijo a Xinhua Andrea Goldstein, director gerente del grupo de expertos Nomisma con sede en Bolonia.

Además de un panorama económico y de un análisis de los principales riesgos actuales, el documento incluye recomendaciones clave sobre cómo ampliar el potencial de crecimiento económico, mejorar la gobernanza mundial y promover aún más el comercio y la cooperación mundiales sobre inversión y desarrollo.

"Agradecemos el papel que China está desempeñando y han surgido expectativas sobre asuntos de importancia crucial como el desarrollo y la innovación", dijo el economista.

"Un segundo punto clave en nuestro documento fue un llamado al G20 para ser ambicioso en algunos ámbitos, por ejemplo en las llamadas finanzas para el desarrollo, en especial con miras a lograr los compromisos hechos en la conferencia climática de París (COP21)".

Economistas e investigadores también esperan que los líderes del G20 adopten posturas valientes sobre el comercio mundial, el cual ha mostrado una desaceleración en los últimos años, añadió el experto.

"Actualmente, la tasa de crecimiento del comercio mundial es menor que el crecimiento del producto interno bruto (PIB) mundial", dijo. Los expertos también pidieron robustas iniciativas en el ámbito de inversiones.

La próxima cumbre del G20 reunirá a líderes de las principales economías desarrolladas y en desarrollo del mundo. De hecho, se espera que como tales ofrezcan respuestas al entorno económico desafiante, dijo.

Los primeros dos desafíos son el débil crecimiento del PIB mundial, el cual se espera que caiga por debajo de su promedio de largo plazo, y la desaceleración del comercio, según el analista.

"Estos asuntos requieren que los actores mundiales discutan nuevas medidas para fomentar un crecimiento sostenido, por ejemplo mediante un nuevo plan de inversiones".

Las tensiones proteccionistas serán otra prioridad. En el contexto de la desaceleración económica mundial, surgirán indicios preocupantes de una mayor presión para el cierre de las fronteras al comercio, añadió el experto.

Los ministros de Comercio del G20 ya tomaron ciertas medidas en la reunión que celebraron a inicios de julio en Shanghai y acordaron reducir los costos del comercio, impulsar el financiamiento e incrementar la coordinación de políticas.

"Finalmente, un cuarto desafío está vinculado con la agenda de desarrollo sostenible mundial", señaló el economista italiano.