Pasar al contenido principal
Agitación financiera subraya necesidad de reformas de gobernación económica global
Miércoles, Febrero 10, 2016 - 14:55

En particular existe la necesidad de una coordinación política fortalecida cuando los países son tentados en un momento de desafío económico a adoptar políticas que puedan contener potencialmente un efecto de propagación.

La reciente agitación en los mercados financieros subraya la naturaleza frágil de la actual recuperación económica global y muestra la necesidad de impulsar la coordinación política y de continuar con las reformas de gobernación económica global.

En particular existe la necesidad de una coordinación política fortalecida cuando los países son tentados en un momento de desafío económico a adoptar políticas que puedan contener potencialmente un efecto de propagación.

El desplome reciente en los mercados no es una coincidencia. Japón adoptó recientemente la acción inusual de tasas de interés negativas que, sin embargo, sólo hizo caer temporalmente al tipo de cambio del yen. Los mercados están especulando sobre posibles acciones similares por parte del Banco Central Europeo, y también se habla de que el Sistema de la Reserva Federal de Estados Unidos podría tener que revertir sus alzas en las tasas de interés.

Aunque los mercados pudieron haber estado excesivamente nerviosos, existen señales de que el mercado está "perdiendo confianza en la habilidad de los bancos centrales para perpetuar la 'levitación' de los activos de riesgo", dijo Rabobank, una compañía multinacional holandesa de servicios bancarios y financieros.

Algunos miembros del Banco de Japón han estado preocupados por el efecto contraproducente de la acción de las tasas de interés negativas y de la perspectiva de que podrían provocar recortes en las tasas en otras partes.

Todo esto subraya la necesidad de esfuerzos globales coordinados para apoyar el crecimiento y evitar políticas que puedan contraponerse.

China, en una acción considerada ampliamente como positiva, ha prometido evitar una depreciación monetaria competitiva. Los tipos de cambio podrían ser una cuestión a discutir durante una reunión del Grupo de los 20 ministros de Finanzas y banqueros centrales en Shanghai este mes.

A un nivel más profundo, las volatilidades reflejan una vez más las debilidades fundamentales en el sistema monetario y financiero internacional actual. El gerente general del Banco de Pagos Internacionales, Jaime Caruana, ha señalado un punto ciego en el sistema que consiste en "políticas enfocadas domésticamente en un mundo de compañías, divisas y flujos de capitales globales".

Las condiciones de liquidez a menudo se propagan por las fronteras a través del conducto de políticas monetarias, uso internacional de divisas, integración de mercados financieros y disponibilidad de finanzas externas y pueden amplificar los desequilibrios domésticos hasta el punto de la inestabilidad.

"Como resultado, la liquidez global se incrementa repentinamente y se colapsa", explicó Caruana.

No se trata de un problema nuevo, pero la necesidad de abordarlo ha sido más urgente en un mundo altamente globalizado en el que los mercados están cada vez más entrelazados y las economías son cada vez más interdependientes.

En particular, las políticas de las economías avanzadas como la de Estados Unidos, basadas en gran parte en sus condiciones económicas particulares, a menudo se extienden hacia los demás.

Los economistas coinciden en que muchos de los desafíos recientes a menudo conducen al desalineación de los ciclos monetarios globales dictados por el dólar estadounidense y las condiciones económicas de las economías emergentes. Los papeles del dólar como moneda soberana y como moneda internacional no son siempre compatibles. Las reformas son la única salida porque el dólar como moneda internacional sigue siendo insustituible en un futuro previsible.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, habló la semana pasada de la necesidad de más reformas de gobernación económica global para reflejar mejor el peso creciente de las economías en desarrollo. Esto debe ayudar mejor al mundo a enfrentar los desafíos económicos.

"Estados Unidos tiene una responsabilidad especial mientras normaliza sus políticas monetarias porque esto puede ser una fuente de efectos globales de ida y vuelta", dijo Lagarde a los estudiantes de la Universidad de Maryland.

Lagarde sugirió que las economías en desarrollo fortalezcan sus condiciones fiscales, manejen los riesgos y hagan reformas mientras que las economías desarrolladas, que han dependido mucho de las tasas de interés extremadamente bajas, deben usar un mezcla de políticas más equilibrada.

El mundo también puede colaborar para impulsar la innovación y el intercambio de tecnología y manejar mejor los flujos de capital y fortalecer la red de seguridad financiera global.

Si la crisis de mercado reciente nos dice algo, es que es más urgente que nunca convocar a los esfuerzos globalizados para avanzar con las reformas de gobernación globales.

Autores

Xinhua