Ciudad de México. El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, consideró que el peso, al tipo de cambio actual, está sub­valuado, ya que no refleja los fundamentos de la economía mexicana, y también aceptó que el efecto Donald Trump afecta a la moneda del país.

En una entrevista radiofó­nica agregó que “el peso se ha vuelto un vehículo de cober­tura contra el riesgo de que gane uno de los candidatos que tiene ideas poco conven­cionales en materia econó­mica (Trump), y que sí podría tener efectos negativos en nuestra economía”.

El peso continuó sin mos­trar una fuerte reacción a la decisión del Banco de México de elevar la tasa de interés el pasado jueves, debido a que la paridad concluyó la jornada del viernes en 19.38 unidades por dólar, en el interbancario, perdiendo un centavo, res­pecto de ayer.

Sin embargo, en la sema­na, la moneda mexicana logró una apreciación de 2.36 por ciento, al fortalecerse después del debate del pasado lunes por la noche entre los candi­datos a la presidencia del EU, en el cual los mercados con­sideraron que Hillary Clinton derrotó a Donald Trump.