El recorte al gasto es una medida razonable debido a que evita un mayor endeudamiento del país y permite mantener condiciones macroeconómicas estables, “lo que a su vez posibilita mantener tasas de interés relativamente más bajas y esto ayuda a la economía”, afirmó el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

Explicó que se estima que los bajos precios del petróleo permanecerán por un tiempo prolongado, “entonces si tenemos ingresos menores lo razonable es ajustarnos, porque la única otra alternativa es mayor deuda, dado que el gobierno ha dicho que no habrá mayores impuestos, y mayor deuda implica mayores impuestos en el futuro, o sea que la realidad es que la deuda no es una salida.

“Una de los grandes valores que tiene el ajuste fiscal que se determinó, es precisamente suavizar también el impacto para 2016, puesto que es previsible que dure por un tiempo más o menos prolongado esta situación de precios del petróleo débil, entonces en este sentido, creo que suavizar el impacto es un buen propósito por parte de Hacienda.

“En México, y a nivel gobierno nos habíamos acostumbrado a gastar con ingresos provenientes de un precio del petróleo entre 80 y 100 dólares por barril. Esos ingresos ya no los tenemos y sobre todo cuando parece que esa caída es bastante durable, digamos va a ser cuestión de años, no de meses, que regresemos a los niveles anteriores”, enfatizó al término de una reunión con legisladores del Partido Acción Nacional (PAN).

Listos, ante alza en tasa de EU

Carlos Capistrán, economista en jefe de Bank of America Merrill Lynch (BofAML), dijo ayer en entrevista con Darío Celis en Dinero por Excélsior Televisión, que la decisión tomada por el gobierno mexicano para recortar el gasto público es bueno, ya que al comenzar Estados Unidos a retirar los estímulos a su economía, indica que la subida en la tasa de referencia viene, lo que no es buena noticia para los mercados emergentes.

“Aquello países que tienen buenos fundamentales económicos, como México, se verán menos afectados por el alza en la tasa por parte de la Reserva Federal de EU. Si a eso le sumamos la política de austeridad en el gasto, nuestro país será de los mejores librados”, agregó Capistrán.