Hemos llegado a niveles bajos de inflación en el país, de 2,74% a agosto, esto no significa que debamos ser conformistas ni bajar los brazos. Se requiere mantener el esfuerzo para que haya estabilidad en los precios, en la inflación, el mejor aporte que se le puede dar a la economía.

Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, consideró además que esta determinación que tiene este instituto monetario, incluyendo el no ser prestamista de última instancia del gobierno federal, también incide sobre la estabilidad macroeconómica, pues obliga a la autoridad federal a mantener sanas sus finanzas públicas.

Habló el titular de la política monetaria en el marco de la presentación del número 25 de la revista Pluralidad y Consenso, que edita el Instituto Belisario Domínguez del Senado, en la vieja casona de Xicoténcatl, ahí, Carstens fue claro que el Banxico puede colaborar con otras políticas públicas para impulsar el desarrollo y la economía, siempre y cuando esto no desvirtúe la obligación constitucional que tiene de mantener la estabilidad de la moneda nacional.

El gobernador del Banco Emisor hizo un rápido recuento histórico de cómo fue fundado este organismo financiero hace 90 años, luego de la visión que tuviera el constituyente del 17 para erigirlo, cosa que sucedió hasta 1925. Y desde entonces, apoya la fortaleza de la economía y por ende, del peso.