El Banco de México (Banxico) revisó a la baja el pronóstico de crecimiento económico para 2014 y 2015, afirmó el gobernador de la institución, Agustín Carstens; sin embargo, aseguró que los principales indicadores de la macroeconomía están sólidos, que el país tiene garantizados los ingresos presupuestales para este año y el siguiente, además de que dispone de un fuerte blindaje financiero hacia el exterior.

Al presentar el Informe Trimestral de la economía y la inflación, de julio a septiembre, expuso que “en particular en 2014 teníamos un intervalo que iba de dos a 2,8%, y ahora lo estamos ajustando entre 2% y 2,5%; y para el año entrante teníamos un intervalo entre 3,2% a 4,2% a lo estamos revisando a la baja entre 3% y 4%”, subrayó Carstens.

El títular del Banco de México estimó que en el tercer trimestre la economía registró un crecimiento trimestral desestacionalizado del Producto Interno Bruto (PIB) de alrededor de 0.6 por ciento, afectada por una lenta reactivación de la demanda interna, lo que ha llevado a la junta de gobierno a ajustar sus intervalos de pronóstico de crecimiento del PIB para el cierre de este año y para el año entrante.

Proyecciones para 2016

En el informe el instituto central anunció por primera vez su estimación de crecimiento anual para 2016, el cual prevé que será de entre 3,2% y 4,2%.

Carstens expuso que a pesar de la caída de los precios del petróleo, el país tiene garantizados los ingresos para enfrentar el gasto en este año y el próximo.

Garantizan recursos

Explicó que el gobierno “concluyó de manera exitosa el programa de coberturas petroleras; de hecho se hizo en un entorno difícil de los mercados, pero se logró realmente completar en tiempo y forma esa cobertura, incluso el riesgo residual que quedaba se puede atender fácilmente a través de los fondos de estabilización que tiene la Secretaría de Hacienda.

Entonces, agregó, cuando menos para 2015 la previsión de captación de recursos prevista en la Ley de Ingresos sí está de manera efectiva cubierta.

Volatilidad latente

El funcionario no descartó que el país pudiera enfrentar episodios de volatilidad en lo que resta del año. Dijo que, en la relación a la paridad cambiaria del peso frente al dólar, éste ha resistido los embates y destacó que esa paridad cambiaria ha sido una de las que mejores comportamientos ha tenido en los meses recientes, entre los países emergentes.

“Lo que hemos trabajado nos da las fortalezas suficientes para que podamos enfrentar este proceso de ajuste en tasas sin que podamos enfrentar salidas masivas de capital, por otro lado está la política monetaria en caso de que se tuviera que ajustar”, advirtió.

Argumentó que el país fortaleció sus cuentas con el exterior y acumuló un monto récord de reservas internacionales.

“También corregimos el pronóstico sobre la cuenta corriente de dos a 2,5%. Cifra mayor, fundamentalmente por el precio del petróleo. De hecho, este nivel de déficit hay que tenerlo en mente y hay que seguirlo, pero más adelante se puede financiar de manera cómoda sobre todo con las expectativas de ingreso de la Inversión Extranjera Directa (IED)”, confió.

Expectativas positivas

Auguró en que la inflación general convergerá a tres por ciento a mediados del próximo año. Con respecto a la subyacente para 2015 se espera que incluso se ubique por debajo de tres por ciento; para 2016 se espera que la inflación general y la subyacente se mantengan cercanas a tres por ciento.

Agustín Carstens advirtió que el Banco de México ajustará su política monetaria en la medida que sea necesario para que se cumplan los objetivos planteados.

Acerca del probable impacto del alza de las tasas de interés que podría aplicar la Reserva Federal de Estados Unidos y sus impicaciones en las finanzas públicas, Carstens respondió que el principal impacto recaería sobre el costo de la deuda. Sin embargo, esta afectación se daría de manera muy gradual.

México podría enfrentar riesgos de corto plazo

La economía mexicana enfrentará importantes riesgos en los próximos meses que podrían afectar su crecimiento económico y el comportamiento de la inflación.

No obstante, se prevé que aún con la debilidad económica global se podría tener un buen desempeño sustentado en la recuperación de la economía de Estados Unidos, la cual podría ser más vigorosa de lo anticipado, afirmó Agustín Carstens Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico).

Detalló que un factor importante y que sin duda es de los que propiciarán la recuperación y el crecimiento de la economía mexicana recae en las reformas estructurales.

Impulso a la inversión

De hecho, aseguró, sí se implementaran de manera ágil y articulada, en particular la Reforma Energética se liogrará un impulso económico significativo, además de que estimulará una inversión mayor a la esperada.

Sin embargo, también existen riesgos a la baja, añadió, ya que a la inversa, un crecimiento más débil en la economía mundial sobre todo de Estados Unidos, el cual impactaría negativamente el crecimiento económico de México.

Expuso que un peligro vigente para el buen desempeño del país consiste en que la plataforma de la producción de petróleo no se estabilice y pudiera continuar cayendo.

Expuso que ese comportamiento perjudicaría notablemente. “Una disminución adicional en el precio internacional del petróleo o en la plataforma de producción que pueda afectar las cuentas externas del país y las finanzas públicas, haciendo necesario un ajuste al gasto público en 2015.”

Nerviosismo en mercados

Otro riesgo a la baja, se localiza en una intensificación de la incertidumbre en los mercados financieros internacionales.

En el interior del país otro peligro sobre la economía se centra en que “la incertidumbre causada por los acontecimientos sociales recientes que pudiera afectar la actividad económica”.

“Es previsible que estos periodos de inestabilidad financiera se repitan entre noviembre y diciembre.”

Control de precios

En cuanto a los riesgos sobre la trayectoria de la inflación se encuentra la posibilidad de que la recuperación de la actividad económica en el país resulte menor a la anticipada, así como mayores disminuciones en los precios de los servicios de telecomunicaciones.

Para que se diera una inflación más alta están: episodios de mayor volatilidad en los mercados financieros internacionales que impliquen ajustes al tipo de cambio con su consecuente efecto sobre la inflación. En caso de ocurrir, se esperaría un efecto moderado y transitorio sobre la inflación, debido al bajo traspaso de las variaciones cambiarias a los precios.

Otro peligro estriba en la posibilidad de aumentos significativos en los salarios mínimos superiores a la inflación y al incremento en la productividad esperados.