México no ha concluido su proceso de transformación, sino que esta inmerso en su etapa más laboriosa, la de la implementación de las reformas estructurales, aseguró Agustín Carstens, gobernador del Banco de México.

Al mismo tiempo recomendó fortalecer el Estado de derecho para disminuir los costos en las transacciones económicas e incorporar innovación y cambios tecnológicos, a fin de elevar la productividad y el empleo.

Durante su participación en la Conferencia Anual sobre Desarrollo, Productividad, Crecimiento y Estado de d Luis Videgaray erecho, organizada por el Banco de México y el Banco Mundial, explicó que “un Estado de derecho débil genera altos costos al aumentar la incertidumbre en las interacciones cotidianas y en las transacciones económicas, ya que induce a una reasignación de recursos a la protección de bienes o personas, además de retrasar la administración de la justicia”.

“Para reducir ese riesgo en las transacciones se necesita que haya certidumbre jurídica, recibir lo que se está comprando y que si se hace contrato se tenga la seguridad de que se va a cumplir, y si no se cumple se usará el uso de las facultades otorgadas al Estado para hacer exigibles esas obligaciones, incluso para que los recursos públicos se usen adecuadamente”.

Inflación. Respecto a los aumentos de los burócratas, dijo que tomando en cuanta los salarios base de cotización del IMSS, que cubren un universo amplio de los trabajadores, vemos que la tasa de crecimiento está por arriba de cuatro por ciento, pero si tomamos en cuenta que son formales y productivos, no se perciben presiones inflacionarias por el lado del sector laboral.

Inclusión. Alberto Gómez Alcalá, presidente de la Asociación de Banco de México (ABM), expuso que en materia de inclusión financiera, cada vez más mexicanos tienen acceso al crédito, toda vez que hay en el país 134 millones de tarjetas de crédito.

“Los bancos están capitalizados, no están limitados para expandirse, de hecho están incorporando tecnología a fin de elevar la bancarización.”

Aclaró que el crédito solamente es un componente de la ecuación de crecimiento y de productividad, por lo que sugirió evitar el deterioro de la actividad productiva, reducir la informalidad y fortalecer el Estado de derecho.

Respecto al término de su periodo en el Banxico, dijo que “ésa es una decisión que inicialmente le compete al Presidente de la República, y agregó que tiene que evaluar su desempeño en el Banco de México y después tiene que tomar la mejor decisión para el país, después el Senado tendrá que ratificar.