Las economías del mundo continúan navegando en “mares ignotos”, frente al desafío de la normalización de la política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos al tiempo que la actividad económica global se recupera, aunque por fortuna México cuenta con un mejor arsenal para hacer frente a la incertidumbre, expresó el gobernador del Banco de México Agustín Carstens.

El desafío implica definir, en buena medida sobre la marcha y con una mirada más que atenta sobre numerosos indicadores económicos y financieros, la velocidad, la secuencia, el ritmo y hasta el modo de comunicar lo más claramente posible los pasos a seguir a unos mercados justificadamente atribulados por la incertidumbre”, destacó.
En ésas estamos también nosotros en el Banco de México como autoridad monetaria que, siendo nacional, no puede sustraerse, sin embargo, a la condición de fuerte interdependencia que guardamos con la economía de los Estados Unidos”, reconoció en un discurso publicado en el portal del Banxico, el cual había preparado para leerlo en un evento del IMEF, pero que al final dejó de lado porque decidió improvisar unas palabras.
Más recursos

Pero si bien es cierto que estamos ante una situación inédita que será decisiva para la economía del mundo, también es cierto que hoy, en México, contamos con muchos más y mejores elementos que en décadas pasadas para hacer frente a la incertidumbre. Y contamos con ese arsenal en gran medida gracias a que la investigación económica y la reflexión sobre experiencias aciagas de crisis pasadas nos han permitido, como país, diseñar y construir arreglos institucionales más sólidos y confiables”, enfatizó.
Tal es el caso, agregó, de la reforma estructural que hace más de 20 años dotó de autonomía plena al Banco de México, que incluye arreglos institucionales particularmente afortunados, como es el carácter colegiado de su Junta de Gobierno, así como la secuencia escalonada en la designación de sus miembros, lo que garantiza la independencia de criterio de quienes la integran, respecto de las orientaciones, refirió.

No me cabe duda que este sólido arreglo institucional, que hoy día es uno de los ingredientes que le dan mayor solidez y confianza a México en un entorno económico internacional sumamente incierto y volátil, es en buena medida producto de la reflexión y la investigación aplicadas inteligentemente, y con sentido práctico, a la economía y a las finanzas”, sostuvo.
Una reflexión adicional en esta misma línea es que, a diferencia del mundo teórico, del cual surgen modelos y paradigmas en principio inamovibles, así como definiciones unívocas, en el mundo práctico de las políticas públicas no existen soluciones perfectas y únicas, sino respuestas más o menos oportunas, más o menos correctas, más o menos favorecedoras de la estabilidad y del crecimiento económico”, mencionó.
Difundir, esencial

Por ello, justamente porque no hay respuestas únicas o perfectas, es tan valioso que en asuntos tales como la política monetaria, la deliberación y la toma de decisiones se sustenten en un órgano colegiado y por ello, también, es tan importante que los mercados y el público en general conozcan, a través de la difusión que hacemos de las minutas de la Junta de Gobierno con ocasión de las decisiones de política monetaria, el intercambio de opiniones y argumentos entre los miembros de la Junta, así como las ponderaciones que dan pie a las decisiones finales, subrayó.

Una lectura atenta de la más reciente de estas minutas, por ejemplo, permite advertir que por encima de diferencias de opinión y de pareceres, quienes integramos la Junta de Gobierno del Banco de México coincidimos plenamente en que –dado que nuestro objetivo prioritario es procurar la estabilidad de precios– el banco deberá actuar oportunamente ante cualquier evento que llegase a desanclar las expectativas de inflación baja y estable que hoy tenemos”, dijo.
No me cabe duda que para los mercados y para el público en general conocer este tipo de definiciones claras sobre el rumbo de acción que eventualmente seguiremos, gracias a la difusión de nuestras minutas, genera certidumbres que compensan –en buena medida– el cúmulo de incertidumbres provocadas por el hecho de que la economía mundial navega por mares aún no conocidos”, recalcó.