La crisis financiera mundial que se registró en el período 2008-2009 obligó al Banco Central de Honduras (BCH) a proteger sus reservas monetarias internacionales.

Una de las medidas aprobadas fue reducir las inversiones en bancos del extranjero, las que se mantuvieron en US$1.376,8 millones de dólares en el periodo analizado, medida que fue adoptada por recomendación de firmas consultoras internacionales.

Sin embargo, el año pasado, el BCH retornó a la búsqueda de mayores rendimientos en las inversiones de sus reservas, aumentando el monto depositado en bancos del exterior.

Al 31 de diciembre de 2010, el Banco Central reportó que US$1.937,8 millones de sus reservas estaban invertidas en instituciones bancarias extranjeras.

Lo anterior representó un incremento de US$561 millones durante 2009-2010.

Los bancos extranjeros en los que están invertidas las reservas se encuentran en Francia, Canadá, Estados Unidos, Panamá, entre otros.

EL HERALDO buscó la opinión de la presidenta del Banco Central de Honduras, María Elena Mondragón, con el propósito de conocer los rendimientos obtenidos por la diversificación de las inversiones de las reservas monetarias en instituciones financieras del exterior, pero no se pudo ubicar a través de su teléfono celular. Cifras extraoficiales indican que los ingresos por intereses oscilaron entre US$130 y US$150 millones.

Asesorías

El Banco Mundial, a través del Programa de Asesoría y Administración de Reservas Internacionales (RAMP), y de la firma JP Morgan Chase han venido asesorando al gobierno de Honduras para mejorar la gestión de las reservas monetarias en poder del BCH, acorde con los principios de seguridad, liquidez, rentabilidad y reciprocidad de las inversiones.

Con la adopción del Programa RAMP, en 2008, se pasó de tener un portafolio casi del 100% en money market, a un portafolio más equilibrado con un 50% de money market, 36% de renta fija y un 14% de otras disponibilidades.

En 2009, en el marco del RAMP, se inició el Programa de Préstamo de Valores (Securities Lending) con la firma internacional JPMorgan, el que garantiza un ingreso adicional por el préstamo de los valores en custodia.