En 2010, la reserva internacional neta del Banco de México registró un aumento de US$22.759 millones. De este modo, al cierre del ejercicio anterior, el saldo de dicha reserva se ubicó en US$113.597 millones. El referido incremento de la reserva internacional fue resultado de la combinación de un déficit en la cuenta corriente por US$5.690 millones; un ingreso de recursos en la cuenta de capital por US$36.017 millones; y un flujo negativo de US$7.648 millones en el renglón de errores y omisiones.

La evolución de las cuentas externas del país en 2010 fue reflejo de un elevado dinamismo de la demanda externa y de una moderada recuperación de la demanda interna, la cual se acentuó hacia finales del año, así como de la presencia, en general, de condiciones favorables en los mercados financieros internacionales. En efecto, la demanda externa mantuvo un elevado crecimiento durante el año, propiciando así aumentos significativos en las exportaciones manufactureras del país. Por su parte, las exportaciones petroleras registraron un importante aumento, derivado tanto de precios internacionales del petróleo más elevados, como de un mayor volumen de crudo exportado, en comparación con los observados en 2009.

En lo que corresponde a las importaciones, éstas también presentaron una importante recuperación en 2010, la cual fue reflejo fundamentalmente de las compras al exterior de bienes intermedios, mismas que están asociadas a los mayores niveles de exportación de productos manufacturados. Por su parte, las importaciones de bienes de consumo mostraron un crecimiento relativamente más moderado, en tanto que las de bienes de capital registraron una ligera reducción anual. Derivado de lo anterior, el déficit de la cuenta corriente permaneció en niveles reducidos.