Marsella, Francia. El viceministro de Finanzas de Alemania, Joerg Asmussen, podría ser propuesto este sábado como reemplazo de Juergen Stark en la mesa ejecutiva del Banco Central Europeo, con el apoyo de altos funcionarios del BCE.

Asmussen estará en una rueda de prensa a las 1200 GMT con el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, en el marco de las negociaciones del Grupo de los Ocho (G-8) en el puerto mediterráneo de Marsella.

Fuentes dijeron a Reuters este viernes que Asmussen podría ser nombrado para reemplazar a Stark -cuya renuncia reveló una profunda división en el BCE sobre las actividades de compra de bonos-, una elección que lograría un apoyo amplio entre los funcionarios de la zona euro.

Jean-Claude Juncker, jefe de los ministros de Finanzas de la zona euro del Eurogrupo, dijo que Asmussen sería una excelente elección para la mesa del BCE.

"El gobierno alemán realizará una propuesta en el curso de hoy o mañana. En el caso de que sea Asmussen sería una muy buena decisión", dijo Juncker a la prensa en Marsella.

Asmussen ha sido una figura clave en la respuesta política de Alemania a la crisis de deuda de la zona euro.

Los funcionarios de Finanzas del G-8 se reúnen un día después de que los jefes de Finanzas del G-7 prometieran una respuesta coordinada a la débil recuperación económica global, pero sin dar detalles que calmaran a los volátiles mercados financieros.

Asmussen es un respetado economista que estudió bajo el ex director del Bundesbank, Axel Weber. Su carrera en el ministerio de Finanzas empezó en 1996 como asesor junior, convirtiéndose en viceministro de Finanzas 12 años después.

Una fuente del banco central de la zona euro dijo el viernes que Stark estaba irritado por ser ignorado cuando Weber dejó el banco central alemán a comienzos de este año. También estuvo claramente irritado con el programa de compra de bonos del BCE.

El BCE ha enfrentado duras críticas en Alemania por las compras de bonos, una decisión que en ese país es vista como llevar al banco al terreno fiscal, amenazando su rol central de lucha contra la inflación.