Berlín. El ministro de Finanzas alemán presentó el sábado detalles de su propuesta para los fondos de redención nacionales para el exceso de deuda soberana, plan que pretende presentar en una cumbre de los líderes de la UE sobre la crisis destinada a restablecer la confianza en el euro.

En el plan delineado por Wolfgang Schaeuble los Estados desviarían una porción de su deuda a un fondo nacional especial y pagarían en alrededor de 20 años, comprometiéndose a reformas para mantener controlados sus niveles de deuda.

Schaeuble considera que su propuesta aumentaría la confianza al enviar una señal de que son serios sobre limitar los niveles de deuda a un 60% de su PIB.

Los inversores están desesperados por una señal de que los líderes de la UE pueden encontrar una solución para la crisis de deuda, de ya dos años, que está afectando además a la economía global. La canciller alemana, Angela Merkel, está presionando por reglas vinculantes dentro de la UE sobre disciplina de presupuestos.

"Necesitamos un fondo de redención en cada país de la zona euro", dijo Schaeuble al Passauer Neue Presse.

En el caso de Alemania, el fondo -que cubre deudas federales, estatales y municipales- ascendería a unos 500.000 millones de euros (US$672.000 millones) porque la deuda del país bordea el 80% de su Producto Interno Bruto, dijo Schaeuble.

Alemania se opone a tener un fondo de responsabilidad compartido para la deuda dentro de la zona euro, diciendo que los estados deben lidiar ellos mismos con sus problemas de deuda.

El plan de Schaeuble ya ha encontrado el rechazo de Austria. La ministra de Finanzas de ese país, Maria Fekter, dijo el viernes que cualquier propuesta que resulte en acumular miles de millones de euros de los contribuyentes encontraría problemas en los parlamentos nacionales.

No queda claro como Merkel presionará por la idea. Su enfoque principal es asegurar un acuerdo para cambiar los tratados de la UE para obligar a los Estados a ser más rigurosos en su disciplina de presupuestos.

Merkel se reunirá el lunes con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, para afinar los detalles de los cambios que esperan puedan acordar los líderes en la cumbre del 9 de diciembre.

Las acciones mundiales y los bonos europeos operaron al alza al cierre de la última semana por la esperanza de que los líderes de la zona euro se acercarán a una solución integral para la crisis.

Merkel quiere que la UE tenga mayores poderes para detener a los presupuestos nacionales si éstos se arriesgan a violar las reglas del presupuesto y para poder castigar a los ofensores.