Francfurt. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, advirtió que un veto al plan de austeridad del gobierno griego por parte del Parlamento la semana próxima podría llevar a Atenas a no recibir el tramo de un rescate que necesita para mantener su solvencia.

Atenas necesita obtener la quinta parte de un rescate de 110.000 millones de euros (US$155.700 millones) de la Unión Europea y el FMI por un valor de 12.000 millones de euros, sin el cual el país sería incapaz de cubrir las necesidades urgentes de financiación después del 15 de julio.

"Si el paquete es rechazado, lo que nadie espera realmente, entonces no existirán requisitos previos para el FMI, la UE y los países de la zona euro para liberar el siguiente tramo de la ayuda", dijo este domingo Schaeuble al diario alemán Bild am Sonntag.

"La estabilidad de toda la zona euro estaría en peligro y se debe asegurar rápidamente que el riesgo de contagio para el sistema financiero y otros países de la zona euro esté contenido", dijo.

El Parlamento griego debe votar este miércoles y jueves sobre las iniciativas, que incluyen US$6.500 millones en medidas de austeridad adicionales para este año y el ahorro de 22.000 millones de euros para el periodo 2012-2015 para reducir el déficit y mantener la ayuda de la UE y el FMI.

También acelera la venta de activos estatales bajo un programa de 50.000 millones de euros en privatizaciones.

"Estamos haciendo todo lo posible para evitar que la crisis pase a mayores, pero tenemos que estar preparados para todo. Esa es nuestra responsabilidad y nos estamos preparando para eso", declaró el ministro alemán.

"Estoy seguro de que puede encontrarse una mayoría en el Parlamento griego para (aprobar) el plan de austeridad", agregó Schaeuble.

El partido Pasok del primer ministro griego, George Papandreou, cuenta con 155 diputados en un Parlamento de 300 escaños, pero su leve mayoría puede verse afectada por dos deserciones anunciadas.