El gobierno alemán insistió en que su objetivo es que Grecia se mantenga en la zona euro, incluso tras un posible relevo en el poder como resultado de las próximas elecciones anticipadas, así como en la necesidad de que Atenas cumpla los compromisos adquiridos con sus socios europeos.

"Para nosotros, como para nuestros aliados, prima la pregunta de cómo conseguir que nuestro socio de la zona euro, Grecia, cierre con éxito el programa de reformas", apuntó el portavoz del gobierno, Steffen Seibert, sin llegar a desmentir de nuevo las informaciones que apuntan a que Berlín ve viable que Atenas deje la moneda única.

El portavoz rechazó no obstante que en la Cancillería se esté trabajando en estrategias concretas para un posible abandono de Grecia del euro si gana el izquierdista Syriza y pretende romper los compromisos adquiridos con la "troika" -Comisión Europea (CE), Fondo Monetario Internacional (FMI) y Banco Central Europeo (BCE)-.

"El Gobierno alemán no entra en especulaciones. Menos aún en especulaciones acerca de un posible abandono de un país de la zona euro", zanjó Seibert.

Ante las críticas que ha recibido Berlín por reabrir el debate, recalcó que fue una revista, y no el Gobierno, la que publicó una información, el pasado fin de semana, en referencia al artículo de "Der Spiegel" que, citando "círculos del gobierno" no identificados, se afirmaba que la Cancillería considera ahora "viable" una salida de Grecia del euro al haberse reducido el riesgo de contagio.

Seibert rechazó que se pueda acusar a la Cancillería de "falta de claridad", pero cuando se le requirió un desmentido concreto de esa información, reiteró que el mensaje de Berlín es "muy claro": "trabajamos desde hace años por la estabilidad de Grecia dentro de la zona euro y no hay ningún cambio".

Recordó la solidaridad europea con Atenas durante la crisis y los "grandes sacrificios" realizados por los ciudadanos griegos, que, recalcó, comienzan a dar sus frutos.

Subrayó así el "respeto" de Berlín ante el camino emprendido por Grecia en los últimos años y su decisión de seguir trabajando para fortalecer la estabilidad de la zona euro.