Berlín. "Italia es un gran problema. El país se ha vuelto más caro que Alemania desde 1995. Y la deuda pública es demasiado alta", sostuvo el presidente del Instituto Ifo, Hans-Werner Sinn, en una entrevista publicada este sábado en el diario "Die Welt" y reproducida por la agencia DPA.

"Desde el verano (boreal) hay una fuga masiva de capital de Italia que deja a uno boquiabierto. Los italianos adinerados venden sus títulos a la Banca d`Italia, que los compra con dinero recién impreso, y lo direccionan a Alemania o Suiza", precisó.

Para Sinn, sólo será posible salvar a Italia "pagando el precio de la desestabilización de Francia y Alemania".

El economista relativizó las reformas del sistema jubilatorio anticipadas por el gobierno de Silvio Berlusconi.

"Ayudan a reducir la deuda, pero no mejoran la competitividad del país. Italia deberá atravesar una fase de años de estancamiento económico, en la que la inflación será más lenta que en Alemania y otros países europeos y los precios volverán a bajar relativamente", apuntó.

Al mismo tiempo, Ansgar Belke, catedrático de macroeconomía de la Universidad de Duisburgo-Essen y director de investigación del instituto alemán DIW, no descartó el colapso de Italia y cuestionó su efecto en los mercados.