Atenas. Las negociaciones entre Grecia y los bancos acreedores sobre un acuerdo que busca reducir la creciente deuda del país son difíciles, pero darán resultados positivos, dijo el domingo el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania durante una visita a Atenas.

"Las discusiones (sobre el cambio de bonos) son difíciles, pero con buena fe ellas llegarán a un buen resultado", dijo Guido Westerwelle, quien habló a través de un intérprete.

La visita de Westerwelle se dio dos días después del fracaso de las negociaciones sobre la llamada participación del sector privado (PSI, por su sigla en inglés), lo que llevó a Atenas más cerca de una cesación de pagos.

Alemania ha instado reiteradamente a Grecia a cumplir con las condiciones financieras establecidas por sus prestamistas para seguir recibiendo ayuda.