Un firme "No" en el referéndum del domingo hacia la oferta de los acreedores de Grecia sobre un acuerdo de deuda impulsará un mejor acuerdo, señaló el primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, en un discurso transmitido por televisión a la nación.

El líder izquierdista rechazó la interpretación de que el "No" lleva a la salida de Grecia de la eurozona y las afirmaciones de que su gobierno tiene una agenda secreta para sacar a Grecia de la zona de la moneda común europea.

"El 'No' no representa una escisión ni una salida de Europa sino un retorno a los valores europeos... La democracia no es un golpe de Estado", dijo Tsipras, y subrayó que Grecia se mantiene en la mesa de negociación.

Atenas recibió esta semana una propuesta mejorada de los acreedores después de su sorpresiva convocatoria al referéndum el sábado pasado y el diálogo se reanudó, indicó.

Una nueva teleconferencia de emergencia del Eurogrupo está por iniciar para discutir la propuesta griega más reciente para un acuerdo a dos años con los socios europeos sin el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Si el resultado es positivo, responderemos", dijo.

En las primeras horas de hoy, después de que Atenas incumplió el pago de un plazo de préstamo, el FMI declaró a Grecia en estatus de mora, lo que generó preocupaciones sobre un inminente evento de crédito y la subsecuente salida griega de la eurozona. En particular dado que desde el martes a medianoche el país ya no tiene la red de seguridad del paquete de rescate a cinco años que expiró.

Tsipras argumentó que la responsabilidad de la introducción de controles de capital y el cierre de bancos desde el lunes es de los acreedores, quienes "tratan de chantajear" a los griegos para que voten "Sí" respecto a un "inaceptable" acuerdo.

El primer ministro hizo un llamado a los ciudadanos griegos a que no se conviertan en "Hombres Sí" y en "cómplices de la continuación del memorándum". Les aseguró que las actuales dificultades son temporales y que los depósitos, pensiones y salarios no se perderán.