Berlín. La interrupción de las negociaciones entre Grecia y los prestamistas internacionales para un nuevo tramo de ayuda es un golpe a la estabilidad de la moneda europea, dijo este sábado el líder de uno de los socios menores de la coalición que gobierna Alemania.

Christian Lindner, secretario general de los Demócratas Libres (FDP), socios minoritarios de la coalición de gobierno de centroderecha de la canciller Angela Merkel, dijo que Atenas estaba poniendo en peligro la solidaridad europea.

"La ruptura de las conversaciones entre la Troika y Grecia es un golpe a la estabilidad del euro", dijo en una conferencia de prensa en Berlín, en referencia al fracaso de Grecia para cumplir con los objetivos de déficit establecidos a cambio de un segundo paquete de rescate,

Lindner dijo que Atenas estaba eludiendo las compromisos que había acordado.

"No se trata de las declaraciones de intenciones no vinculantes, sino de la reciprocidad contractual garantizada de los préstamos de emergencia", dijo. "Insistimos en que estos acuerdos se cumplan", agregó

Las negociaciones entre Grecia y la Unión Europea (UE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco central Europeo (BCE) -la llamada Troika- quedaron en suspenso el viernes, después de desacuerdos sobre porque Atenas se ha retrasado en reducir su déficit presupuestario y lo que debe hacer para ponerse al día.

La partida rápida y no planificada de los inspectores de alto rango de los tres organismos mostró la tensión entre Atenas y sus prestamistas sobre las reformas, mientras se ensombrecen las posibilidades de un segundo paquete de rescate destinado a sacar al país de una severa crisis de deuda.

Lidner reiteró el sesgo pro negocios del FDP y su defensa de los contribuyentes alemanes en su declaración sobre Grecia.

"Los contribuyentes del norte de Europa y de Alemania en particular no pueden aceptar la incapacidad o renuencia. Desde el punto de vista del FDP, Grecia debe reafirmar su voluntad de estabilidad y reforma".

"La mediación o aplazamientos ya no son aceptables para nosotros. Los jefes del FMI y los países del euro deben viajar a Atenas inmediatamente para obtener declaraciones vinculantes para el cumplimiento de las metas acordadas", añadió.