Tegucigalpa. El costo de vida del hondureño ha experimentado un constante incremento en el transcurso del año. Así lo revelan reportes del Banco Central de Honduras (BCH), institución responsable de monitorear los precios de los 282 bienes y servicios de la canasta de consumo.

De acuerdo con el BCH, en junio de 2011, la inflación registró una variación de 0,4%, mientras que la acumulada al primer semestre alcanzó 4,1%. La inflación interanual se estabilizó en 7,7% y al promedio de 12 meses se situó en 6,2%.

La inflación estimada para 2011 oscila entre 8 y 9%, superior al 6,5% registrado el año pasado.

Los rubros que mayores contribuciones registraron fueron alimentos y bebidas no alcohólicas, con 0,24%; alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles de 0,10%; hoteles, cafeterías y restaurantes de 0,07% y muebles, artículos para la conservación del hogar de 0,05%, entre otros, influyendo en el aumento del índice de precios al consumidor.

El comportamiento del rubro transporte contrarrestó el resultado de la inflación de junio debido a la disminución en los precios de los combustibles, con una variación negativa ocurrida del orden de 1,1%.