En un entorno de bajo crecimiento económico global, en el que muchos países tienen tasas de deflación, México cuenta con condiciones ideales para invertir, sobre todo en infraestructura energética, aseguró Emilio Lozoya Austin, director general de Pemex.

Al participar en la Annual Bank Conference on Development Economics (ABCDE), realizada por el Banco Mundial y el Banco de México, dijo que en comparación con otros países, México ofrece alta rentabilidad a las inversiones de largo plazo con bajo riesgo.

En el mundo, más de la mitad del PIB enfrenta condiciones de tasas de interés muy bajas, y en algunos casos de deflación, mientras que en México hay condiciones para invertir en proyectos que tienen tasas internas de retorno superiores a diez por ciento, con un riesgo político muy bajo, además, la tasa de crecimiento poblacional garantiza el crecimiento de la demanda de los insumos que apalancan estos proyectos de inversión.”

Recursos mixtos. Recalcó que todos los proyectos derivados de la implementación de la Reforma Energética requerirán de inversión pública como privada, lo que abre una ventana de oportunidad para inversionistas a largo plazo, como los fondos de activos globales y las propias afores en México.

Agregó que existe interés de invertir en infraestructura energética en el país, y ahora el mayor reto es que las autoridades y entidades federativas y municipios, con alguna incidencia sobre estos proyectos, apoyen la construcción de esta infraestructura para incrementar la productividad.

Dijo que la tarifa eléctrica en México es 73% mayor a la de otros países desarrollados, lo cual aumenta los costos de producción y limita a las empresas a competir en un entorno global.

Además del aumento en la competitividad de las empresas, con la Reforma Energética, dijo, Pemex podrá competir con toda la cadena de valor de la industria, por lo que tiene que actuar de forma más acelerada para adecuarse a esta nueva realidad y consolidarse como uno de los principales jugadores del sector en el mundo.

Impulso. “Para llegar ahí tenemos que ser catalizadores de la generación o modernización de infraestructura en el país y verán a Pemex muy activo, trabajando de una forma muy acelerada, incorporando inversión privada en todos estos proyectos”.

Reconoció que si bien, la creación de infraestructura no es la parte más rentable de la cadena de valor de Pemex, las inversiones en proyectos de este tipo son necesarias y estratégicas para incrementar la competitividad de la empresa.

Apuran la evolución institucional. Conforme México vaya desarrollando sus distintos sectores productivos, debe ir evolucionando su marco institucional para cerrar las brechas de productividad entre las distintas regiones, dijo Luis Felipe López Calva, economista líder para América Latina y el Caribe del Banco Mundial.

Al participar en la Annual Bank Conference on Development Economics, dijo que el fortalecimiento de la gobernanza en el país es un factor indispensable en la adecuada implementación de la Reforma Energética.

Lo anterior, evitará generar tensiones sectoriales, territoriales y en términos de aspectos distributivos, favoreciendo la competitividad del país y aumentar los ingresos de sus habitantes.

[[wysiwyg_imageupload:5879:]]