Washington. El asesor económico de la Casa Blanca Gary Cohn permanecerá en su cargo, dijo un funcionario del Gobierno este jueves, luego de que rumores sobre su supuesta dimisión agitaron al mercado bursátil y golpearon al dólar.

"Gary (Cohn) pretende permanecer en su cargo como director del NEC (iniciales en inglés del Consejo Nacional Económico) en la Casa Blanca. Nada ha cambiado", dijo el funcionario gubernamental.

A los inversores de Wall Street también les preocupa que la negativa del presidente Donald Trump a modificar su reacción inicial a las manifestaciones en Charlottesville (Virginia) dañe las perspectivas de su agenda económica, que incluye una reforma impositiva.

"El racismo y el asesinato son inequívocamente reprobables y no son moralmente equivalentes a cualquier otra cosa que sucedió en Charlottsville", afirmó Denise Morrison, consejera delegada de la empresa de alimentación Campbell Soup.

"Gary está enfocado en sus responsabilidades", dijo el funcionario de la Casa Blanca, quien declinó comentar si el presidente y Cohn habían hablado sobre la reacción del último a lo que sucedió esta semana.

La decisión de Cohn de permanecer en el cargo tiene lugar en medio de creciente especulación de que algunos destacados funcionarios estarían buscando una estrategia de salida tras las críticas a la respuesta de Trump a la violencia del sábado en Charlottesville, donde murió una mujer cuando un automóvil atropelló a una multitud.

Trump dijo el martes que los manifestantes anti racistas eran tan responsables de la violencia como los neonazis y supremacistas blancos que instigaron las protestas. Sus dichos generaron críticas de republicanos, empresarios y algunos aliados, aunque otros -incluido el vicepresidente- lo apoyaron.

Los hechos también causaron la disolución de dos paneles asesores compuestos por presidentes ejecutivos de empresas, cuando un creciente número de ellos renunció esta semana en protesta a la respuesta del presidente.

Cohn, quien dejó su cargo en Goldman Sachs Group Inc para trabajar en la Casa Blanca, ha sido el referente del Gobierno en materia de reforma impositiva, infraestructura y otras prioridades. Su partida sería vista como un revés para esos plane

Flanco empresarial. Cabe recordar que presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió este miércoles eliminar los dos consejos asesores económicos que tenía la Casa Blanca. Estos grupos estaban formados por líderes empresariales y fueron los más duros con la reacción del mandatario tras los incidentes racistas ocurridos en Charlottesville, donde un ultraderechista atropelló a una multitud que se manifestaba contra un acto de grupos radicales.

En un primer momento, Trump había atribuido los enfrentamientos a la violencia de "muchas partes". Tras las críticas que recibió incluso desde los republicanos, el lunes pasado salió a declarar que condenaba a los grupos supremacistas blancos. Pese a ello, para muchos empresarios se trató de una reacción tardía, impresión que seguramente reforzaron luego de que el martes Trump insistiera en que "hubo un grupo de un lado que fue malo y hubo un grupo del otro lado que también fue muy violento", insistiendo en que no todos los violentos eran neonazis o supremacistas blancos.

"Más que meter presión a los empresarios del Consejo de Fabricantes Estadounidenses y el Foro de Estrategia y Política, voy a acabar con ambos. ¡Gracias a todos!", anunció el presidente en un mensaje divulgado este miércoles en su cuenta de la red social Twitter. El martes 15, en cambio, había escrito en la misma red social que "por cada director general que deja el Consejo de Fabricantes, tengo muchos para ocupar su lugar. Los fanfarrones no debían continuar. ¡Empleos!".

Larga lista de renuncias. Trump tomó la decisión después de que siete líderes empresariales renunciaran argumentando que la reacción por lo sucedido en Charlottesville fue tibia. Entre estos se encontraban ejecutivos de compañías tan conocidas como Intel, Merck o Under Armour. Poco antes de que el mandatario anunciara la eliminación de esos dos foros, la consejera delegada de la empresa de alimentación Campbell Soup, Denise Morrison, informó que renunciaba a su puesto en el Consejo de Fabricantes Estadounidenses.

"El racismo y el asesinato son inequívocamente reprobables y no son moralmente equivalentes a cualquier otra cosa que sucedió en Charlottsville", afirmó Morrison en un comunicado.

"Creo que el presidente debería haber sido -y aún debe serlo- inequívoco en ese punto", subrayó la consejera delegada del famoso fabricante de sopas. Scott Paul, jefe de la Alianza para las Manufacturas Estadounidenses, fue otro que se sumó a la lista de renuncias, compuesta también por el director ejecutivo de la farmacéutica Merck, Kenneth Frazier; el de Intel, Brian Krzanich; y Kevin Plank, del fabricante de ropa y accesorios deportivos Under Armour.