Los precios del oro se acercan a un nuevo máximo, lo que ha desatado una ola de acuerdos multimillonarios protagonizados por mineras que han decidido redoblar su apuesta por el metal dorado.

El alza en el precio del metal es impulsada por la demanda de los inversores, que han comprado más de la mitad de todo el oro vendido en el segundo trimestre, la segunda vez que eso sucede desde 1979, según los analistas. Habitualmente, la mayoría del oro es adquirido para la joyería y otros usos.

Las grandes mineras de oro buscan satisfacer esa demanda al digerir a sus rivales. El viernes, Goldcorp Inc. anunció la compra de Andean Resources Ltd. por US$3.400 millones. Tan sólo un mes antes, Kinross Gold Corp. acordó pagar US$7.100 millones por Red Back Mining Inc.

En agosto, los precios a futuro del oro subieron un 5,6%, mientras que las inversiones sumaron 20.2 toneladas a las reservas de más de US$52.000 millones de SPDR Gold Shares, el mayor fondo cotizado especializado en oro del mundo. En julio, en cambio, los inversores liquidaron 38.2 toneladas del fondo y los precios cayeron un 5,1%.

El viernes, los precios descendieron un 0,2% en Nueva York para quedar en US$1.249,20 la onza troy, y están apenas un 0,6% por debajo del máximo histórico de US$1.257,20 registrado el 18 de junio. La cotización del oro acumula un alza del 14% en lo que va del año.

Seguro contra catástrofes

Tradicionalmente, los inversores han tenido un papel secundario en la demanda del metal dorado, que ha sido impulsada por las necesidades de los joyeros, los dentistas y los fabricantes de productos electrónicos.

En 1998, cuando el Consejo Mundial del Oro, el organismo que agrupa a la industria, empezó a desglosar la demanda de los inversores de forma separada, estos representaban un 6,9% de la demanda. Durante 2009, un año turbulento para la economía y las finanzas, la cifra ascendió al 39%. En el segundo trimestre de este año, sin embargo, los inversores representaron un 51% de la demanda, una proporción que sólo fue superada por el 60% del primer trimestre de 2009, cuando el mercado bursátil estaba en su punto más bajo.

Ahora, los inversores superan con holgura a cualquier otra fuente de demanda, como la joyería. Los inversores han visto al metal dorado como un refugio frente a la crisis de la deuda soberana en Europa y, en las últimas semanas, frente a los temores de que la economía de Estados Unidos vuelva a caer en recesión.

"El oro ofrece protección contra una multitud de amenazas", dice Kevin Norrish, director ejecutivo de investigación de materias primas del banco británico Barclays Capital. El interés, agrega, refleja "la falta de confianza de algunos inversores en los gobiernos y en sus capacidades para resolver sus problemas estructurales".

Al mismo tiempo, la creciente preponderancia de los inversores en el mercado del oro también significa que los precios de los lingotes y los de las acciones de las empresas del sector quedan expuestos al mismo riesgo: que una mejora del diagnóstico macroeconómico haga que los inversores cambien de parecer y vendan grandes cantidades de oro.

Los dueños de joyería tardan más en vender debido a que tienen un vínculo emocional con el metal, indica John Stephenson, gestor de cartera de First Asset Investment Management.

La oferta de Goldcorp por Andean Resources superó una propuesta de Eldorado Gold Corp. Se trata de la última en una serie de fusiones que refleja las ansias de los productores de obtener acceso a los recursos.

Un blanco particularmente tentador para las mineras son las empresas más pequeñas dedicadas exclusivamente a la exploración, como Andean Resources, con una capacidad comprobada para hallar nuevas vetas de oro. El principal activo que atrajo el interés de Goldcorp fue el proyecto Cerro Negro, en Argentina. Andean anunció en julio que podría producir hasta 285.000 onzas de oro anuales en sus primeros cinco años de operación, a partir de 2012.

Chuck Jeannes, presidente ejecutivo de Goldcorp, lo llamó "un activo verdaderamente excepcional" el viernes en una conferencia telefónica con inversionistas. Añadió que esta clase de hallazgos "son cada vez menos comunes".

El acuerdo estipula que cada acción de Andean será intercambiada por 0,14 acciones de Goldcorp o 6,50 dólares canadienses, unos US$6.25, hasta un máximo de 1.000 millones de la divisa canadiense en efectivo. La oferta equivale a una prima del 35% sobre el precio de cierre del jueves de las acciones de Andean en la bolsa de Toronto.

La transacción fue aprobada de forma unánime por los consejos de ambas empresas, pero debe contar con el visto bueno de la mayoría de los accionistas de Andean, 21% de los cuales ya le dan dado luz verde.

Eldorado, sin embargo, aún no se da por vencida y dijo el viernes que llevará su oferta, de 6,36 dólares canadienses la acción, directamente a los accionistas.