Buenos Aires. Argentina, que desde hace una década permanece alejada de los mercados globales de crédito, podría volver a emitir deuda "alguna vez" para financiar obras de infraestructura, dijo este jueves el ministro de Economía, Amado Boudou.

El país, que tras su masiva cesación de pagos de deuda en el 2001/2002 y luego de dos reestructuraciones en el 2005 y 2010 se financia recurriendo a entes públicos superavitarios, utiliza desde el 2010 las reservas de su banco central para cancelar obligaciones con acreedores extranjeros.

Este miércoles, en un acto público, la presidenta Cristina Fernández dijo que esa opción de pagar deuda con reservas fue tomada "para no ir al mercado de capitales usurero donde nos pedían (una tasa de) el 14%".

Boudou, candidato a vicepresidente de Fernández que busca su reelección en los comicios generales del 23 de octubre, sugirió que el país no regresa a los mercados globales debido a la decisión de la mandataria de continuar con una política de reducción de deuda con el exterior.

"Podríamos estar emitiendo, pero bueno, la política de desendeudamiento, ya lo marcó muchas veces la presidenta, sólo alguna vez para alguna obra de deportes, de infraestuructura, podríamos nosotros emitir deuda; obras que se amorticen en 50 años, pero de ninguna manera para pagar deuda o gastos corrientes", dijo Boudou a la local radio La Red.

Analistas estimaron recientemente que los vencimientos de deuda que el Gobierno deberá afrontar en el 2012 podrían impulsar a que el país lance la primera emisión internacional de deuda por hasta 3.000 millones de dólares desde el traumático default de 2001/2002 por US$100.000 millones.

Este miércoles, el gobierno pagó US$2.208 millones a los inversores por el vencimiento del bono Boden 2012 usando reservas del Banco Central.