El ex titular del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) manifestó que para lograr avances significativos en este sentido, el hemisferio Sur de América tiene que hacer un cambio importante en la forma de producir, que es uno de los grandes desafíos que tiene que encarar, de manera a comenzar a exportar también productos manufacturados.

“Yo diría que el primer desafío es seguir con las políticas macroeconómicas (inflacionaria, cambiaria, crediticia), incluso hoy hay que ser severos más que nunca para evitar la depreciación de las monedas. El segundo gran frente es la productividad, considerando que los patrones de productividad son muy bajos. En Paraguay se han logrado avances muy importantes en el sector agropecuario, pero podría hacerse mucho más, y ciertamente en esta materia las fronteras nunca terminan”, expresó.

Añadió que la productividad implica inversión, pero que junto con la inversión tiene que haber innovación, incorporación de la ciencia y la tecnología, lo cual implica partir de una base importante como lo es la educación.

“Yo creo que si hay un desafío hoy en la región es el de mejorar la calidad de la educación, que es mala, en términos generales. Creo que la productividad de los factores de la producción tienen mucho que ver con la enseñanza, con la inclusión de la tecnología, la innovación y la infraestructura”, destacó.

Insistió en que los países de Latinoamérica tienen que hacer frente a un programa de inversiones que les permita atender realmente el aumento de la productividad, donde la reforma educativa es un tema central a encarar para poder hacer frente a esta década.

La década de Latam. En otro momento, Iglesias expresó que se habla mucho de que esta puede ser la década de América Latina. “Primero hay que pensar en el porqué. En los últimos 20 años China e India se convirtieron en un segundo piso de la economía mundial, y en ese segundo piso tenemos mucho que ofrecer, porque tenemos todo lo que ellos necesitan, especialmente materias primas.

Añadió que nuestra región también se ha convertido en un destino importante de inversiones extranjeras, donde se buscan oportunidades, además de que hay nuevos empresarios, modernos, en América Latina que participan, que viajan, que se vinculan, todo lo cual nos da la sensación de que todo el hemisferio puede hacer frente con éxito a una nueva década.

En otro pasaje de su disertación, Iglesias destacó igualmente que algo auspicioso en todos los países de Latinoamérica es que han aprendido a manejar la macroeconomía, lo cual es muy importante, y a casi todos les va mejor en términos de intercambio.

Los vientos favorables. Enrique Iglesias destacó que América Latina, principalmente los países que están de Panamá para abajo, han tenido vientos muy favorables del Pacífico.

Dijo que la entrada de China levantó la demanda de materias primas: metales, alimentos y energéticos. Pero advirtió que mantener indefinidamente el estatus de proveedor de estos bienes no es sostenible para la región.