El World Economic Forum de este año ha sido todo un suceso, no solo por la importancia y connotación que el evento tiene en la elite económica y política del mundo, sino porque este año ha sido espercialmente diferente, puesto que ha estado marcado por destacada participación de los países emergentes, especialmente de la región de América Latina.

"Esta es la década de América Latina, con Brasil organizando el Mundial de Fútbol (en 2014) y los Juegos Olímpicos (2016). Y en Asia, no se trata sólo de India y China, sino también de lugares como Pakistán, Bangladesh, Tailandia", dijo el director ejecutivo de WPP, el segundo grupo de publicidad mundial, Martin Sorrell, en uno de los paneles de debate de Davos.

En la misma línea, el presidente de Citibank, William Rhodes, dijo ser "optimista" sobre la situación económica en América Latina, región a la que calificó "sin dudas" como el mercado emergente de la década junto a Asia.

"En general soy optimista", afirmó Rhodes en declaraciones al final de un debate sobre América Latina en la apertura del WEF, agregando que "América Latina y Oriente son los mercados emergentes sin dudas".

Klaus Schwab, fundador y presidente del WEF había indicado antes del inicio del Foro que "uno de los factores más importantes de la nueva realidad, es el movimiento de poder geopolítico y geoeconómico de norte a sur y de oeste a este".

La creciente presencia de responsables políticos y económicos y empresarios de China, India y Brasil no hace más que confirmar esta tendencia.

*Con información de El Espectador y agencias